Monika Zgustova rompe con "la imagen de bruja" de Gala Dalí para hablar de una mujer "fuerte y libre" en 'La intrusa'

Portada de 'La intrusa'
GALAXIA GUTENBERG
Publicado 21/06/2018 14:56:49CET

   MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La escritora Monika Agustova ha publicado 'La intrusa' (Galaxia Gutenberg), un retrato íntimo de Gala Dalí, una mujer "fuerte y absolutamente libre" y que, a su juicio, fue una de las "mujeres más decisivas en el arte y la literatura del siglo XX" a pesar del relato "estereotipado" que se ha construido de su figura, manchado por "el machismo y la misoginia".

   "Muchas personas prefieren seguir con los estereotipos a indagar sobre como es una persona. Veo artículos y películas que siguen contando que ella era una mala bruja y que y no había nada bueno en ella, y eso es imposible. Gala podía caer mal pero no la veo como una mala persona, simplemente no le importaba lo que pudieran pensar de ella", ha expresado la autora en una entrevista concedida a Europa Press.

   En este sentido, precisa que quiso escribir "desde la intimidad del pensamiento de Gala", a través de sus diarios, con el objetivo de mandar un mensaje "tanto a los hombres como a las mujeres" de "buscar lo que realmente se encuentra dentro de la persona" y no quedarse "en la superficie".

   El libro constituye así una narración biográfica en la que Zgustova desvela a la mujer "decidida, valiente y apasionada" que supo acompañar e inspirar a tres hombres que llegaron a ser grandes figuras de la poesía y el arte universales: Paul Éluard, Max Ernst y Salvador Dalí.

   Según ha explicado, Gala fue "mucho más que una amante", fue alguien que "entendía lo que estos tres artistas hacían", y les "animaba y admiraba al mismo tiempo". "Ella influyó de una manera absoluta y decisiva en sus creaciones", ha aseverado.

   Así, ha relatado que cuando conoció a Dalí, ella siempre estaba pendiente de su trabajo y de su progreso, y lo juzgaba "de una manera constructiva". "Con Dalí hablaba del futuro de su pintura, de las nuevas tendencias que debía emprender y le ayudaba a la hora de escribir. Las ideas y el estilo son de Dalí, pero Gala estaba a su lado y le corregía los textos", ha narrado.

   En esta línea, ha asegurado que Gala era una mujer "muy culta" que debido a su familia orígenes contaba con un gran conocimiento pictórico y literario, por ello, con Dalí también era una agente, controlaba sus finanzas e incluso en alguna ocasión decidía junto a él que obras serían las que se expondrían.

   Por todo ello, para Zgustova, Gala constituye el retrato de una mujer que rompió con los estereotipos de su época para convertirse en una de las mujeres más decisivas en el arte del siglo XX. "Ella era una mujer absolutamente libre que solo hacia las cosas que le dictaban su libertad", ha expresado.

   "Llevar tu vida de la manera que tu quieres sin tener en cuenta nada y darte de manera absoluta a un hombre sin tener en cuenta tus responsabilidades era un comportamiento poco habitual en esta época, y Gala empezó a estar maltratada por los hombres debido a un cierto machismo. La juzgaban, no querían que las mujeres se convirtieran en lo que era ella, una mujer libre.", ha señalado.

   La autora ha revelado que su interés por investigar sobre esta figura comenzó hace unos años cuando fue al castillo de Púbol (Gerona), donde vivieron Gala y Salvador Dalí. Ahí vio por primera vez la intimidad de gala, sus libros, discos y cuadros, y, según relata, percibió "que tenía muchas facetas distintas".

   "Empecé a leer biografías y la entendí realmente bien cuando indagué en sus archivos rusos y en lo que decían sus contemporáneos. El carácter de Gala empezó a tomar forma. Empecé a entenderla desde dentro cuando se publicaron sus diarios. Me interesó luego porque era una de las mujeres que yo considero mas influyentes en el siglo XX", ha declarado.