El Teatro Real enloquece con 'Lucia di Lammermoor'

Lucia di Lammermoor, en el Teatro Real
TEATRO REAL
Publicado 23/06/2018 0:40:35CET

MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

'Lucia di Lammermoor' ha puesto en pie, entre aplausos y "bravos", al Teatro Real al completo que ha acogido este viernes 22 de junio el estreno de esta obra considerada "paradigma de la ópera italiana".

La locura de la protagonista, interpretada por la soprano estadounidense de ascendencia cubana Lisette Oropesa, se ha trasladado al público del coliseo madrileño, que ha roto en aplausos y en gritos de "brava" en el culmen de su enajenación.

El público del Teatro Real también se ha deshecho en ovaciones para el tenor Javier Camarena, en la piel de Edgardo, el enamorado de Lucia, que ha alcanzado su cúspide en la escena en que consuma su aciago destino.

A crear esta atmósfera de locura y misterio ha contribuido la armónica de cristal, el instrumento diseñado por Benjamin Franklin al que Donizetti dedicó parte de la partitura y que fue sustituido por flautas. En esta puesta en escena vuelve a cobrar protagonismo de la mano de Sascha Reckert, para dotar a la historia de un halo de misterio.

Hace cuatro años, Camarena tuvo el honor de repetir un aria con 'La hija del Regimiento', también de Donizetti, un honor que, desde la reapertura del coliseo en 1997, sólo ostenta también el tenor Leo Nucci con la puesta en escena de 'Rigoletto', de Verdi, en 2009.

Asimismo, Daniel Oren, gran especialista en obras belcantistas, que ha estado al frente del Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real, ha despertado la ovación del coliseo.

Sin embargo, un sector del público ha sido más exigente con la escenografía y se han escuchado abucheos para la puesta en escena de David Alden, que sitúa la ópera en un decadente sanatorio victoriano diseñado por el escenógrafo Charles Edward, que se inspiró en la antigua residencia del médico británico John Langdon Down, descubridor del síndrome de Down.

Allí, los dos hermanos mantienen una relación enfermiza, en la que todo parece suceder en un ambiente espectral, con reminiscencias de la literatura fantástica de Edgar Allan Poe.

Lucia di Lammermoor es una joven huérfana, desequilibrada y soñadora, enamorada de Edgardo, enemigo de la familia, odiado por su hermano, que la incita a casarse con un noble adinerado para salvarlos de la ruina, para lo que hace creer a Lucia que su enamorado la ha traicionado. Ella, rota por el dolor y presa de la locura, asesina a su esposo en la noche de nupcias, enajenada en una especie de ensoñación angelical que culmina con su muerte y el posterior suicidio de su amado.

La obra fue concebida por el director de escena estadounidense David Alden para la English National Opera en 2010 y presentada posteriormente en las óperas de Washington D.C., Toronto, Bonn, Oslo y Goteburgo, y el libreto está basado en la novela histórica de Walter Scott 'The Bride of Lammermoor', en la que conviven emociones exacerbadas, amores imposibles, conflictos ancestrales, duelos, traiciones, locura y muerte.

A diferencia de otras versiones realizadas a lo largo de la historia de esta ópera, los espectadores del Teatro Real han disfrutado de una 'Lucia de Lammermoor' casi completa y sin cortes, además de la orquestación original que Donizetti ideó.

Entre los rostros conocidos que han asistido al estreno se encontraban, entre otros, el exministro de Educación, Cultura y Deporte Íñigo Méndez de Vigo.