La Estrategia de I+i en Salud persigue la "excelencia" y permite trasladar resultados a la práctica

Presentación de la estrategia I+i en Salud de la Junta en Málaga
JUNTA DE ANDALUCÍA
Actualizado 17/07/2018 9:39:17 CET

MÁLAGA, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Salud, Marina Álvarez, ha indicado que la nueva Estrategia de I+i en Salud en Andalucía, persigue la "excelencia" y permite trasladar "los resultados a la práctica clínica", por lo que "pensamos que contribuye tanto a la sostenibilidad como a la mejora de los resultados en el sistema sanitario público".

Álvarez ha presentado este lunes en Málaga esta estrategia, que es un instrumento de planificación, programación, coordinación, dinamización y evaluación de la investigación y la innovación en los centros del sistema sanitario público. Para Álvarez, "hoy en día es fundamental seguir avanzando en la excelencia en la investigación, en la participación en redes y en el fortalecimiento del capital humano investigador".

En declaraciones a los periodistas, antes de la presentación, la consejera ha indicado que "el desarrollo de la investigación en nuestro sistema sanitario también es motor importante tanto económico como social porque se genera nuevos productos y procedimientos que tienen transferencia a la industria y a la empresa".

Así, Andalucía cuenta ya con 201 patentes registradas con fecha de prioridad y 292 ampliaciones, 38 modelos de utilidad, 62 títulos de propiedad intelectual y 36 licencias de 'know-how'.

Ha explicado que se ha estado trabajando con una estrategia, pero hace dos años se realizó una evaluación de la misma, en la que han participado "muchos profesionales de distintos ámbitos", de forma que se detectaron "áreas que podrían mejorarse y esto nos ha marcado una serie de objetivos y ha incidido en el diseño de esta nueva estrategia".

Entre los aspectos más destacados, Álvarez ha señalado las líneas de acción del Programa de Investigación Clínica, del Programa de Investigación en Atención Primaria y del Programa de Itinerario de Desarrollo Profesional Investigador, "tres herramientas clave para el fortalecimiento de la apuesta de la Junta de Andalucía por la I+i en Salud como línea de producción consolidada en el Sistema Sanitario Público de Andalucía".

En relación con el Programa de Investigación Clínica, ha resaltado "la apuesta por la creación de redes de investigación clínica como elemento competitivo, que facilitará la participación de todo el sistema sanitario público andaluz en ensayos clínicos y mejorará, por tanto, la atracción en Andalucía de ensayos clínicos de medicamentos altamente innovadores que tengan un impacto positivo en las expectativas y calidad de vida de la población".

En este sentido, en 2018 ya se han convocado dos de estas redes, que contarán para su puesta en marcha con 810.000 euros. Este programa parte de una posición "ya consolidada" de Andalucía en este tipo de investigación, dado que en 2017 se han tenido 2.063 ensayos clínicos activos, lo que supone un crecimiento del 23 por ciento desde 2012.

En cuanto a potenciar la investigación en atención primaria, ha precisado que "hay dar un paso más si queremos potenciar realmente la investigación en este sentido", por lo que "queremos aumentar la formación de profesionales, mejorar el reconocimiento y crear estructuras propias en este nivel", ha dicho.

Al respecto, la consejera ha resaltado que Andalucía cuenta ya "de manera pionera" con una convocatoria específica y permanente de proyectos de investigación en atención primaria a la que los profesionales de este nivel asistencial pueden acceder. En concreto, hasta la fecha hay 31 proyectos de profesionales de centros de salud financiados con temáticas relacionadas con la promoción y protección de la salud, la prevención de enfermedades o los cuidados paliativos.

Otra de las finalidades es el desarrollo de un itinerario para los profesionales que realicen investigación dentro del sistema sanitario público de Andalucía: "Queremos potenciarlos con esta estrategia, pretendemos aumentar la atracción de talento y también la estabilidad profesional de los investigadores".

En este sentido, ha calificado este programa como "ambicioso, tanto para la investigación básica como para la clínica, con el objetivo de mejorar la estabilidad laboral y la atracción de talento". El objetivo es ofrecer un Itinerario de Desarrollo Profesional Investigador "más completo y adaptado a las necesidades del sistema sanitario público andaluz y a las peculiaridades normativas y laborales de las instituciones sanitarias".

Cuenta con diferentes figuras para cada una de las fases habituales de desarrollo profesional de los investigadores --formación predoctoral, postdoctoral, preestabilización, estabilización y consolidación de acuerdo al marco nacional-- y va a contar con convocatorias específicas que permitan incorporar capital humano investigador de excelencia y ofrecer a los investigadores de la sanidad pública andaluza la posibilidad de seguir trabajando en el Sistema de I+i en Salud de Andalucía.

En la línea de mejora de la estabilidad de los investigadores y atraer y retener el talento, Andalucía ha apostado por convocatorias propias de recursos humanos, la captación de fondos para contratación de investigadores y el refuerzo de los recursos de las Unidades de Gestión Clínica (UGC).

En 2017 se alcanzó la cifra de 271 investigadores financiados con cargo a programas competitivos, lo que supone un incremento del 60 por ciento respecto a 2012. De estos investigadores, el 61 por ciento son mujeres. De estos 271 profesionales, 188 estaban en alguna de las fases del itinerario hoy presentado.

En 2018 se han convocado recientemente ayudas por importe de 2.860.150 euros para investigadores en las fases de formación predoctoral y postdoctoral. Asimismo, se han reforzado las Unidades de Gestión Clínica como espacio de investigación clínica con convocatorias de intensificación, con 66 profesionales en la actualidad, o programas como Nicolás Monardes, que ha incorporado 33 investigadores básicos.

ACTUALIZACIÓN

La actualización de la Estrategia presentada por la consejera de Salud prevé también el desarrollo de un Sistema de Información de I+i, el refuerzo de las estructuras existentes y medidas para mejorar la distribución tanto geográfica como entre los diferentes niveles asistenciales, con acciones específicas de formación e incentivación así como de apoyo a investigadores emergentes.

Según ha avanzado Álvarez, Andalucía superará en 2020 los 100 millones de euros destinados a investigación e innovación en Salud gracias a las medidas planteadas dentro de esta nueva estrategia, sumando la financiación de la propia Administración sanitaria y la captación de fondos a través de convocatorias competitivas o ensayos clínicos.

Ya en 2017 se han alcanzado los 94 millones de euros, un incremento de gasto del 42 por ciento con respecto a 2014, año en el que se destinaron 66 millones y en el que se puso en marcha la anterior Estrategia de I+i en Salud. Concretamente, en este período de 2014-2018 se han destinado a la investigación y la innovación un total 340 millones de euros.

Asimismo, la primera Estrategia ha permitido un total de 1.246 ayudas de investigación activas en 2017, un 30 por ciento más que en 2012. De ellas, 840 son proyectos de investigación y 379 son ayudas de recursos humanos, entre otras. Asimismo, 525 son ayudas autonómicas, 642 nacionales y 79 internacionales.

En este sentido, la consejera ha destacado que "más de la mitad del presupuesto para I+i es captado competitivamente fuera de nuestra comunidad" --en 2017 han sido 721 los proyectos financiados por instituciones nacionales o europeas, lo que supone un 50 por ciento de incremento respecto a 2012--.

La Junta ha incrementado la producción científica y, además, Andalucía cuenta con cinco unidades de ensayos clínicos en fases I/II y 174 grupos de investigación reconocidos por el Plan Andalucía de I+D+i (Paidi), de los que aproximadamente el 60 por ciento pertenecen a redes de colaboración de excelencia.