Bengoa afirma que hubo "una trama" para beneficiar a empresas de Margüello

Margüello, Fernández, Elorriaga y Cerdán en el juicio
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 26/03/2018 17:05:25CET

Inclán dice que le pareció "lógico" adjudicar por emergencia la gestión de listas de espera de Bizkaia, por la situación "excepcional"

BILBAO, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Sanidad con el Gobierno del PSE-EE, Rafael Bengoa, ha afirmado que, en las legislaturas anteriores a la suya, hubo una "trama sistemática y estructurada innecesariamente" en la administración sanitaria del territorio de Bizkaia para beneficiar a las empresas del exjefe de Calidad del Hospital de Cruces José Carlos Margüello, entre ellas Medicaldom y Gestión de Servicios Sanitarios XXI, que tuvieron el "monopolio de 1996 a 2009" en la adjudicación de contratos sanitarios.

La Audiencia Provincial de Bizkaia ha acogido este lunes la tercera sesión del juicio del 'caso Margüello', en el que están imputados el exjefe de Calidad del Hospital de Cruces, José Carlos Margüello; el exdirector de Sanidad de Bizkaia, José Ramón Elorriaga; el exviceconsejero de Sanidad, Rafael Cerdán, y María Nieves Fernández, socia de Margüello, por supuestas irregularidades en contratos de Osakidetza realizados durante la época del consejero de Sanidad, Gabriel Inclán. La petición de la Fiscalía es de 11 años de prisión para Margüello, Elorriaga y Fernández, y 6,5 años para Cerdán.

La acusación pública considera que los dos exaltos cargos del Departamento de Sanidad que entonces dirigía Gabriel Inclán, Rafael Cerdán y José Manuel Elorriaga, incumplieron la legalidad en la adjudicación de contratos de Osakidetza para beneficiar a dos empresas de María Nieves Fernández, Gestión de Servicios Sanitarios XXI y Rehabilidom, en las que Margüello tenía participación.

Gestión de Recursos Sanitarios XXI fue adjudicataria el 26 de junio de 2006, por procedimiento de urgencia, de un contrato de gestión de las listas de espera en Bizkaia. Después, Fernández creó una UTE con Gestión de Servicios Sanitarios, Clínica Indautxu y Rehabilidom, que fue adjudicataria a finales de 2007 de un nuevo contrato sin publicidad para un servicio de cirugía y rehabilitación de pacientes, por el cual la sociedad mercantil percibió casi 5 millones. A través de ambos contratos, Gestión de Servicios Sanitarios gestionó casi 100.000 procesos médicos.

En la primera sesión del juicio, Margüello negó que intermediara para que el Departamento de Sanidad, dirigido entonces por Gabriel Inclán, adjudicara contratos a la empresa Gestión de Servicios Sanitarios XXI, en la que él tenía una "participación simbólica del 1%".

En su declaración de hoy, el que fuera consejero de Sanidad del Gobierno socialista, Rafael Bengoa, ha declarado que tuvo conocimiento de los contratos a Gestión de Servicios Sanitarios y, posteriormente, a la UTE, "a través de los medios de comunicación", un día antes de empezar su tarea como consejero.

Bengoa, que tras tomar posesión de su cargo ordenó un expediente informativo sobre estos contratos, ha afirmado que en sus 40 años de experiencia en la sanidad pública "no había visto" un caso como el de Gestión de Servicios Sanitarios, ni como "el entramado que se ha ido organizando, especialmente en Bizkaia, en relación a esa empresa y a otras". "Es la primera vez que yo veo que se organiza una cosa de una forma tan sistemática y estructurada innecesariamente", ha afirmado.

GABRIEL INCLÁN

En la sesión de este lunes, en este caso por parte de las defensas, ha testificado el exconsejero de Sanidad Gabriel Inclán, quien ha dicho que conoció la adjudicación por vía de emergencia y sin concurso público de las listas de espera a Gestión de Servicios Sanitarios XXI "a posteriori", y que le pareció "lógica", dada la situación "excepcional" de las listas de espera que había en aquel momento en Bizkaia, que en 2005-06 eran "uno de los caballos de batalla permanente" en su Departamento, con "pacientes que constantemente reclamaban atención".

Además, ha subrayado que las tarifas fijadas por orden del consejero de Sanidad "se aplicaban a toda la sanidad concertada", a la vez que ha considerado "muy atrevido" aseverar que se puso en riesgo la seguridad clínica y la salud de los pacientes.

Por último, Inclán, que no ha sido interrogado por el Ministerio Fiscal, ha asegurado que, a lo largo de su vida profesional, "no ha dado ni un ápice de más, ni un ápice de menos a sus amigos, ni tampoco a los enemigos".