Unas 1.110 hectáreas e superficie agrícola y forestal han ardido en Extremadura desde el pasado 1 de junio

Maquinaria agrícola quemada
JUNTA DE EXTREMADURA
Actualizado 11/07/2018 20:33:06 CET

   MÉRIDA, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Unas 1.110 hectáreas de superficie agrícola y forestal se ha quemado en Extremadura desde que se inició la actual campaña de incendios, el pasado 1 de junio.

   De ellas, un total de 903 corresponden a incendios cuyo origen es una máquina agrícola, esencialmente cosechadoras, lo que supone más de un 80 por ciento de la superficie quemada en total en la región, según alerta el Servicio de Prevención y Extinción de Incendios (Infoex) de la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Terrotorio de la Junta de Extremadura.

   Al respecto, el Ejecutivo extremeño recuerda que la orden de 9 de mayo de 2018 por la que se establece la época de peligro alto de incendios forestales del Plan Infoex, establece las condiciones de utilización de maquinaria, herramientas y aperos con riesgo de incendio, en la que se aclara que las actividades con riesgo de causar incendio, en terreno forestal y en su zona de influencia de 400 metros (desbrozadoras, gradas, orugas, astilladoras, procesadoras, cosechadoras, segadoras, etcétera), deben realizar una declaración responsable desde la página web infoex.info.

   En dicha página están disponibles para su trámite en línea, el impreso de declaración, el cuadro de precauciones y las medidas de seguridad a emplear según el tipo de maquinaria y el riesgo de incendios del día en que se realizará la actividad.

   Además, en la misma página, se puede consultar el nivel de riesgo de incendio para cualquier zona de Extremadura.

   En particular, para cosechadoras, en situación de riesgo extremo, se debe suspender la actividad entre las 14,00 y las 18,00 horas. El resto del día y la noche se puede trabajar con las medidas de seguridad previstas. Hasta el momento, los días de riesgo extremo han sido cinco y no en toda la región, sino en determinadas zonas.

   La Administración autonómica recuerda, también, que cumpliendo con la norma y con las precauciones debidas, si un incendio se produce sería considerado por accidente, en tanto que si ese mismo incendio se provoca sin la pertinente declaración responsable y sin medidas de seguridad es muy posible que sea considerado como negligencia.

   Así, podría considerarse que el cumplimiento de la norma juega a favor de la persona que realiza la labor agrícola o la cosecha, y de alguna manera le da cobertura.

   Finalmente, la Junta recalca que los agentes del medio natural están informando y ayudando a los agricultores y ganaderos para que realicen sus trabajos "con todas las medidas de seguridad necesarias".

Contador