Unas 250 personas disfrutan de productos extremeños mientras contemplan las estrellas desde el Monasterio de Tentudía

Asistentes a Gastro Star en el Monasterio de Tentudía
CEDIDA
Actualizado 23/07/2017 14:30:20 CET

   CALERA DE LEÓN (BADAJOZ), 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El Monasterio de Tentudía ha sido este sábado escenario de una experiencia que engloba la degustación de productos gastronómicos y vinos de la zona, junto a la observación de las estrellas desde el privilegiado emplazamiento en el que se sitúa este espacio.

   La primera edición de la Muestra Gastro Star, una iniciativa de la Mancomunidad de Tentudía, ha contado con la participación de 250 personas, la mayoría de las cuáles llegaron al lugar en los autobuses gratuitos dispuestos por la organización.

   La bienvenida fue ofrecida por la periodista Noelia López Boluda, quien destacó esta apuesta por unir lo mejor de la tierra con lo mejor del cielo. Por su parte, el gerente de la Mancomunidad, Jesús Aparicio, glosó la leyenda que envuelve el lugar, mientras que Mercedes Díaz, presidenta de la mancomunidad, incidió en la necesidad de aprovechar los recursos de la comarca para impulsar un sector económico tan relevante como el turístico.

   Tras las presentaciones los participantes pudieron visitar el Monasterio, en cuyo claustro el cuarteto de cámara Sentir Sonoro, compartía espacio y aderezaba la preparación en una gran barbacoa de las carnes de cordero de la IGP Corderex, según informa la mancomunidad en una nota de prensa.

   Daba así inicio la cena en la explanada entre el Monasterio y la cruz, compuesta por jamón de bellota de Monesterio cortado por maestros expertos, quesos artesanos, carnes de ibérico y cordero que fueron pasando por las mesas acompañados de los mejores vinos de la zona y una amplia selección de Ribera del Guadiana, provistos por los sumilleres Piedad Fernández y Carlos Jesús Vivas.

   Acompañamiento de jazz a cargo de Javier Alcántara Short Stories Band, cuyos sones iban envolviendo el anochecer anunciaron la segunda parte de la Muestra, cuando el cielo quedó a oscuras y la Vía Láctea se mostró "en todo su esplendor".

   Los responsables de Entre Encinas y Estrellas "subieron a todos los presentes en una nave imaginaria para iniciar un viaje espacial por las constelaciones y las galaxias, apoyados con un telescopio guiado vía satélite que aproximó a los atónitos participantes a las estrellas más lejanas". La exposición concluyó con postre de helado de melón y nueces y una copa de cava extremeño.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies