AJE-Extremadura aboga por promover la cultura "del compromiso y del pago" con incentivos

Actualizado 22/01/2014 16:51:31 CET
Angel Gómez
Foto: EUROPA PRESS

MÉRIDA, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios y Emprendedores de Extremadura (AJE-Extremadura), Ángel Gómez, ha abogado por promover una cultura "del compromiso y del pago" basada en incentivos y estímulos para "los que cumplen".

   En este sentido, ha aseverado que su asociación apuesta por una política que tenga que ver "mucho más" en incentivar o premiar "a los que pagan" y "a los que declaran", que en medidas punitivas que al final "acaban inoculándose en la sociedad como una costumbre".

   Así se ha manifestado Ángel Gómez en su alocución ante los medios de comunicación antes de su intervención este miércoles en la Comisión no Permanente de Estudio sobre el Fraude Fiscal celebrada en el Parlamento extremeño.

   En su intervención ante la prensa, el responsable de AJE-Extremadura ha señalado que "cuando hay confianza en cómo se gestionan los recursos públicos, quizás el grado de cumplimiento también se ve incentivado".

   A este respecto, Gómez ha indicado que la confianza en la gestión de los fondos públicos "está en mínimos históricos", motivo por el que se de deben buscar medidas que permitan "premiar a los que cumplen", para que no se queden "con cara de idiotas por ser de los pocos que cumplen".

SIMPLIFICACIÓN DE LA NORMATIVA TRIBUTARIA

   Junto con ello, ha apuntado que en el ámbito empresarial es "muy importante" promover una "simplificación" de la normativa tributaria, para hacerla "accesible y asequible".

   Asimismo, ha apostado por fomentar el uso de los medios de pago electrónicos, "que es algo que de cierta forma está penalizado en forma de comisiones" por aquellos agentes "que operan en el mercado y que ponen a disposición de los consumidores, usuarios y empresas estos mecanismos", cuando, según Gómez, sería una forma "muy eficaz de control de ese dinero que no aparece".

   "Indudablemente, en la época que vivimos, uno tiene que funcionar en forma de prioridades", ya que "está claro" que "lo primero" que tiene que encontrarse un empresario es una regulación "asumible, y accesible", ha explicado.

   Finalmente, Ángel Gómez ha reflexionado sobre que "cuando se habla de fraude uno piensa en los empresarios y en las empresas", una cultura que, a su juicio, "también hay que cambiarla".

   Según Gómez, "en general" el empresario "no es estafador", ni "defraudador", sino "una especie de asalariado" con el sueldo "más variable de todos", y con "un riesgo permanente" por su actividad.