La confianza empresarial sube en Extremadura un 1,7% en el tercer trimestre del año

Trabajador en fábrica de componentes vehículos (industria)
GESTAMP
Publicado 11/07/2018 10:41:50CET

   MADRID/MÉRIDA, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El Indicador de Confianza Empresarial Armonizado (ICEA), cuya publicación corresponde al Instituto Nacional de Estadística (INE), ha subido en Extremadura un 1,7 por ciento en el tercer trimestre de este año respecto al trimestre anterior, la tercera mayor subida tras Castilla-La Mancha (+4,4%) y Cantabria y Galicia (+2,9%).

   Por su parte, el balance de expectativas (diferencia entre las opiniones de los empresarios optimistas y los pesimistas) se ha situado en Extremadura en +9,7 puntos.

   Esto se debe a que el porcentaje de establecimientos empresariales extremeños que piensan que la marcha de su negocio será favorable entre julio y septiembre de este año se ha situado en el 28,8 por ciento, mientras que el porcentaje de los que opinan que su negocio marchará de manera normal se ha situado en el 52,1 por ciento y los que se muestran pesimistas sobre la evolución de su negocio se han situado en el 19,1 por ciento.

   Asimismo, el balance de situación (diferencia entre respuestas favorables y desfavorables respecto al trimestre finalizado) se ha situado en Extremadura en +6,3 puntos en el tercer trimestre.

   Así, en cuanto al trimestre ya finalizado (segundo trimestre de 2018), el ICEA muestra que el 24,1 por ciento de los establecimientos empresariales extremeños tienen una opinión favorable sobre cómo funcionó su negocio en esos tres meses, frente al 17,8 por ciento de establecimientos que han apreciado una evolución desfavorable en este periodo y al 58,1 por ciento que hablan de normalidad.

DATOS NACIONALES

   A nivel nacional, el Indicador de Confianza Empresarial Armonizado (ICEA) ha subido un 0,5 por ciento en el tercer trimestre de este año respecto al trimestre anterior, con lo que ya encadena dos trimestres consecutivos de avances.

   El repunte de la confianza en el tercer trimestre, una décima superior al logrado entre enero y marzo, se debe a la mejora del indicador de situación actual, ya que las expectativas empeoraron. Pese a ello, el indicador de expectativas se mantiene en positivo.

   En concreto, el balance de expectativas (diferencia entre las opiniones de los empresarios optimistas y los pesimistas) se ha situado en +7,1 puntos, por debajo de los +10,7 puntos del trimestre anterior.

   Esto se debe a que el porcentaje de establecimientos empresariales que piensan que la marcha de su negocio será favorable entre julio y septiembre de este año se ha situado en el 22,8 por ciento, cifra inferior a la del trimestre anterior (23,5%).

   Al mismo tiempo, el porcentaje de empresarios que opinan que su negocio marchará de manera normal ha bajado desde el 63,7 por ciento al 61,5 por ciento, mientras que los empresarios que se muestran pesimistas sobre la evolución de su negocio han aumentado desde el 12,8 por ciento del trimestre anterior al 15,7 por ciento.

MEJORA LA PERCEPCIÓN SOBRE LA SITUACIÓN ACTUAL

   Por su parte, el balance de situación (diferencia entre respuestas favorables y desfavorables respecto al trimestre finalizado) ha aumentado más de cinco puntos, pasando de +0,4 puntos en el trimestre anterior a +5,9 puntos en el tercer trimestre.

   Esta mejora de la percepción sobre la situación actual es resultado del aumento de establecimientos empresariales que piensan que su negocio evolucionó de manera favorable en los tres últimos meses y del retroceso de los que opinan que se comportó de manera desfavorable.

   Así, en cuanto al trimestre ya finalizado (segundo trimestre de 2018), el ICEA muestra que el 21,7 por ciento de los establecimientos empresariales tienen una opinión favorable sobre cómo funcionó su negocio en esos tres meses, frente al 15,8por ciento de establecimientos que han apreciado una evolución desfavorable en este periodo y al 62,5 por ciento que hablan de normalidad.

   El ICEA, que tiene una periodicidad trimestral y es comparable a nivel europeo, se elabora a partir de una muestra representativa de establecimientos empresariales.

   Durante el tercer trimestre, la confianza empresarial subió en once comunidades autónomas, en cuatro sectores de actividad y en tres de los cinco tamaños de establecimientos analizados.

SÓLO LA INDUSTRIA REDUCE LA CONFIANZA

   Así, de acuerdo con los datos de Estadística, de los cinco sectores económicos analizados en este trimestre, el único que ha experimentado un retroceso de la confianza ha sido la industria, con una caída del 0,2 por ciento. Por contra, la confianza ha aumentado en construcción (+2%), transporte y hostelería (+1,5%), comercio (+0,3%) y otros servicios (+0,2%).

   En cuanto al tamaño de los establecimientos, la confianza empeora un 1,7 por ciento en los de más de 1.000 asalariados y un 0,4 por ciento en los de 50 a 199 trabajadores. Por el contrario, la confianza ha subido un 1,3 por ciento en los establecimientos de menos de 10 asalariados; un 0,6 por ciento en los de 200 a 999 trabajadores, y un 0,3 por ciento en los de 10 a 49 trabajadores.

   Por comunidades, la confianza empresarial ha retrocedido en seis de ellas, especialmente en Canarias (-2,5%), Madrid (-1,6%) y Asturias (-1,2%), y ha subido en once regiones. Los mayores repuntes se los han anotado Castilla-La Mancha (+4,4%), Cantabria y Galicia (+2,9%) y Extremadura (+1,7%).

   Para la elaboración de este indicador se toma como referencia metodológica la OCDE, el Ifo alemán y, sobre todo, el Tankan japonés, que elabora el Banco Central del país nipón.