Detenido en Mérida por instalar varias aplicaciones en el móvil de su exmujer para espiarla

Publicado 24/03/2017 12:36:01CET

   MÉRIDA, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Agentes de la Policía Nacional han detenido en Mérida a un hombre de 50 años acusado de instalar 18 aplicaciones en el móvil de su exmujer para espiarla, lo que "le facilitaba controlar las llamadas, fotografías y aplicaciones que había descargado".

   La investigación comenzó después de que una mujer denunciara en la Comisaría de la Policía Nacional de Mérida, en la que una mujer manifestaba que desde que se compró un teléfono móvil de última generación, había notado un "funcionamiento extraño" de éste, como "un consumo excesivo de batería y datos, conexión compartida, ruidos de interferencias al realizar llamadas y la desaparición de fotografías y aplicaciones".

   Así, "lo que más le sorprendió a la denunciante y le animó a interponer la denuncia, fue que un familiar le alertara de que había escuchado una conversación telefónica de ella con otra persona", según informa la Policía Nacional.

   Tras presentar la denuncia, la mujer entregó el teléfono a los agentes para que fuese analizado, y en el que éstos pudieron comprobar que "existía alguna aplicación que podía dar acceso a terceros a la información que contenía el móvil", tras lo que corroboraron que tenía instalada una "aplicación espía que permitía a su pareja controlar el terminal desde cualquier ordenador y tener acceso a él de forma remota".

   Además, tenía instaladas otras aplicaciones que complementaban a ésta, una para ocultar cualquier icono instalado en el teléfono, para que de esta forma la propietaria no pudiera percatarse de la aplicación intrusa, así como 16 aplicaciones más que permitían realizar grabaciones de llamadas telefónicas, señala la policía.

   Tras localizar las aplicaciones "intrusas", los agentes realizaron varias investigaciones con el objeto de determinar quién era la persona que las había instalado, y averiguaron que se trataba del exmarido de la víctima, pues "a la hora de comprar dicho teléfono aún eran pareja y, según la denunciante, se lo había dejado para que lo configurara".

   Con estos datos, los policías detuvieron de forma inmediata a esta persona, un hombre de 50 años, acusado de un delito de revelación de secretos y otro de violencia de género.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies