El juicio por el accidente del microbús en Castuera arranca este lunes

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Durará diez días

El juicio por el accidente del microbús en Castuera arranca este lunes

Actualizado 06/11/2016 13:05:58 CET

   MÉRIDA, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El juicio por el accidente del microbús en el que murieron cinco menores de un equipo de fútbol de Monterrubio de la Serena (Badajoz) el 8 de mayo de 2014 cerca de Castuera comienza este lunes, a las 9,30 horas, en el Juzgado de los Penal nº 1 de Don Benito.

   El juicio comienza con un único acusado, el conductor de la retroexcavadora que presuntamente provocó el siniestro, que se enfrenta a un cargo de homicidio por imprudencia, y cuyo abogado defensor tratará de responsabilizar asimismo al chófer del microbús accidentado.

   Cabe recordar que este juicio se produce después de que el 8 de mayo de 2014, cinco jóvenes del equipo de fútbol de Monterrubio de la Serena fallecieron en un accidente de tráfico en el que el microbús que los llevaba de vuelta a su pueblo tras disputar un partido, chocó contra una retroexcavadora cerca de la localidad de Castuera.

   La acusación pide para el conductor de la retroexcavadora que sea condenado por homicidio imprudente, que conlleva una pena máxima de cuatro años, mientras que la defensa reclama la "nulidad de actuaciones", así como la imputación del conductor y la absolución del acusado.

DIEZ SESIONES

   El juicio está ordenado de modo que, inicialmente, se prevé un total de diez sesiones, de 9,30 a 14,30 horas, sin perjuicio de que pueda celebrarse alguna más por la tarde.

   El tribunal, atendiendo a la relevancia penal, social y mediática del caso, ha permitido el acceso de los medios de comunicación a la sala para seguir el caso. No obstante, no podrán tomar imágenes, ni audiovisuales ni fotografías, en cualquier dependencia de los juzgados, de los menores que fueron víctima del siniestro, atendiendo a la petición expresa de sus padres y abogados.

   Según el auto, las declaraciones de lo testigos menores de edad, que está especialmente protegidos por el ordenamiento jurídico, tendrán lugar en la sesión del martes, 8 de noviembre. En el caso de los mayores de edad, se podrá realizar la grabación de la imagen de testigos, peritos no funcionarios si se cuenta con su autorización expresa.

PIDEN LA IMPUTACIÓN DEL OTRO CONDUCTOR

   El abogado del único imputado, José Duarte, ha considerado que "el juicio debe comenzar imputando también al conductor del autobús", algo que ha reclamado por escrito, y que se deberá "resolver al inicio del juicio oral, como cuestión previa".

   Así, ha señalado que una vez que se inicie el juicio, antes de declarar el único acusado, el juez deberá pronunciarse sobre esta cuestión previa, ante la que podrá "resolverla previamente o resolverlas en sentencia", por lo que hasta ese mismo día no se conocerá el procedimiento por el que optará la magistrada.

   Según ha explicado, el conductor de la retroexcavadora aseguró que en su declaración que cuando iba circulando "él puso el intermitente, miró, no venía nadie y entonces giró", y en ese momento "reconoció que no volvió a mirar", y es cuando "fue alcanzado por el autobús".

   El autobús "no debería haber adelantado puesto que había una señal de intermitencia puesta, que avisaba del giro a la izquierda", ha explicado José Duarte, quien ha apuntado también que la velocidad con la que el microbús adelantó "no solamente era inadecuada, es que sobrepasaba los límites de velocidad para un conductor de autobuses con transporte escolar".

APUNTA A UN EXCESO DE VELOCIDAD

   Duarte ha explicado que tanto en el trayecto de ida como en el de vuelta que hizo el microbús "fue siempre sobrepasando los 85 o 90 kilómetros, e incluso llegó a bordear los 100 kilómetros", cuando la velocidad máxima estaba en 70 kilómetros hora, por lo que ha considerado que "el conductor del autobús tenía que haber sido imputado".

   "Si hay una imprudencia en un conductor, en el otro conductor creemos que la hay todavía mucho mayor", ha considerado el letrado, quien ha reiterado que "no se le puede echar la culpa, además una culpa interesada, al conductor de la máquina, y quedar fuera, al margen al conductor del autobús".

   El abogado ha relatado que al conductor del autobús "no se le hizo una prueba de alcoholemia, ni un test de drogas", y además "se escondió el disco diagrama del tacógrafo durante veintintantos días", ante lo que ha reafirmado su trabajo para "intentar un juicio justo".

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies