El proceso de creación del Museo Vostell en Los Barruecos, en una exposición en Malpartida de Cáceres

325825.1.644.368.20160924111748
Vídeo de la noticia
Actualizado 24/09/2016 12:33:24 CET

   MALPARTIDA DE CÁCERES(CÁCERES), 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

   La exposición 'V.O.A.EX. Un viaje de Wolf Vostell. 40 años de un museo sin muros', que realiza una mirada retrospectiva al proceso de creación del Museo Vostell de Malpartida de Cáceres, inaugura la nueva temporada de este centro cultural, ubicado en el paraje natural cacereño de Los Barruecos.

   La muestra, que se podrá ver hasta marzo de 2017, conmemora el cuarenta aniversario de la escultura de Wolf Vostell titulada V.O.A.EX. Viaje de (H)ormigón por la Alta Extremadura, considerada atípica piedra fundacional de este museo sin muros.

   Así, el director de este museo, José Antonio Agúndez, ha detallado, en declaraciones a Europa Press Televisión, que en 1974, Vostell llegó a Malpartida y conoció "este paisaje eterno y a la vez cambiante y siempre móvil" de Los Barruecos y lo declaró "obra de arte de la naturaleza", por lo que decidió hacer este museo "único e inconfundible".

   La acción realizada en este paraje el 30 de octubre de 1976, con la instalación de un coche empotrado en un gran cubo de hormigón, fue en realidad el final de una experiencia performativa iniciada en Berlín que abría las puertas de la modernidad cultural en Extremadura.

   Ahora, esta muestra rememora aquel gesto que resultó el inicio de lo que hoy es el Museo Vostell Malpartida y pretende ofrecer al visitante una visión de conjunto que posibilite la correcta contextualización de una obra única conectada a los ejes fundamentales del pensamiento vostelliano.

   De esta forma, y según ha explicado Agúndez, se pueden ver desde los cuadros-objeto preparatorios homónimos hasta fotografías del proceso de realización de la obra y su inauguración en Los Barruecos, obras gráficas, vídeos (entre ellos la película inédita de Ulrike Ottinger sobre la pieza) o una gran diversidad de material documental.

   Asimismo, evoca la historia del Opel Admiral aprisionado en Los Barruecos (sus conexiones con el arte) y la de otras esculturas en las que Vostell ha hormigonado coches en Europa, América o Asia.

   También se recuerda que 'V.O.A.EX.' ha sido objeto de homenajes por artistas muy diferentes y, por encima de todo, se plantea una exposición "en proceso", ha señalado el director del museo, que, haciendo nuestro el espíritu participativo de aquel 30 de octubre de 1976, irá incorporando fotografías del público con la escultura.