La prevalencia de tuberculosis bovina cae a la mitad en lo que va de año en Extremadura

Antonio Cabezas
EUROPA PRESS
Actualizado 30/03/2017 13:31:01 CET

   La Junta sostiene que comienzan a recogerse los frutos de la "tremenda inversión" realizada tras el descenso del presupuesto entre 2012 y 2015

   MÉRIDA, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La prevalencia acumulada de casos detectados de tuberculosis bovina en los saneamientos realizados en las explotaciones ganaderas extremeñas entre el 1 de enero y el 20 de marzo asciende al 5,02 por ciento, lo que supone un descenso de más de la mitad con respecto a los dos años precedentes, cuando ascendía al 12,96% en 2016 y a 12,23% en 2015, lo cual refleja un "cambio de dinámica" en la evolución de la enfermedad.

   En concreto, desde el 1 de enero hasta mediados de marzo se han analizado 5.202 explotaciones extremeñas, lo que supone el 52,7 por ciento del total, con lo que en este primer trimestre se ha completado la mitad de la "primera vuelta" de los saneamientos, ya que desde el año pasado se realizan dos, como se había venido haciendo hasta 2012, ejercicio en el que se redujo a uno.

   Precisamente este es uno de los motivos, junto al incremento de la población cinegética, que han permitido la "progresión" de la tuberculosis bovina en la cabaña ganadera extremeña desde 2012, según ha remarcado el director general de Agricultura y Ganadería, Antonio Cabezas, en una rueda de prensa en la que ha ofrecido datos sobre la situación actual de la enfermedad.

   Así, con respecto al número de animales, han dado positivo a la enfermedad --y han sido sacrificados-- un total de 749, con lo que la incidencia acumulada en lo que va de año es del 0,19 por ciento de un total de 385.000 animales analizados, lo que supone el 54 por ciento de la cabaña ganadera de la comunidad, frente al 1,1 por ciento del 2015 y al 0,7 por ciento en 2016.

   Con estos resultados sobre la mesa, Antonio Cabezas ha afirmado que se está produciendo un cambio de "ciclo" de la enfermedad en la región, en donde ha comenzado a bajar la curva de prevalencia.

   Todo ello, ha subrayado tras destacar el "esfuerzo" realizado por el sector y por la Junta contra la tuberculosis bovina, permite afrontar "con unas mejores perspectivas el plan de control y erradicación de esta enfermedad" en la comunidad autónoma de Extremadura.

   Otro de los datos facilitados por Cabezas que inciden en esta mejoría de la situación, que según ha señalado "ya está notando el ganadero", se refiere al número de nuevas explotaciones positivas, que ha pasado del 10% en 2015 y del 6% en 2016, hasta el 0,21% en estos tres primeros meses de 2017. Esto se traduce en que solo una de cada 500 explotaciones ganaderas de la región han registrado este año un positivo sin contar con ningún caso el pasado año.

   Además, con respecto a las calificaciones sanitarias de las explotaciones, actualmente están calificadas como oficialmente indemnes de tuberculosis el 85,70 por ciento del total, mientras que a mediados del año pasado se llegó al 79,36 por ciento, la cifra más baja de los últimos años.

INCREMENTO DE LA INVERSIÓN

   El director general de Agricultura y Ganadería ha destacado la "inversión tremenda" que la Administración regional ha realizado en sanidad animal. En concreto, ha señalado que el año pasado 300 veterinarios participaron en las campañas de saneamiento para controlar esta enfermedad, a la que se destinaron 18 millones de euros. Asimismo, ha cifrado en 4 millones de euros la cuantía total de indemnizaciones pagadas a los ganaderos de las explotaciones afectadas.

   Igualmente, ha resaltado que se están tomando medidas en el sector cinegético --recogida de vísceras en monterías, aumento de cupos de animales a abatir-- para evitar que las especies salvajes contagien al ganado, si bien ha reconocido que cada sector afronta desde su propia "perspectiva" la situación de la tuberculosis bovina.

   Por otro lado, ha destacado que hay dos comarcas que son las que acumulan la mayor incidencia de explotaciones en las que se han detectado positivos a la enfemedad, como son las de Badajoz y la de Navalmoral de la Mata, que se sitúan por encima del 10 por ciento. En ambos casos, según ha explicado Cabezas, se da la circunstancia de que se encuentran próximas a zonas donde la población cinegética es mayor.

   Hay otras zonas, como la de Don Benito, donde no se ha registrado ningún positivo ni este ni el pasado año, y otras como Coria o Cáceres donde "se ha avanzado mucho".

"LA SANIDAD ES ECONOMÍA"

   Antonio Cabezas ha subrayado la importancia de dotar a la sanidad animal de los fondos necesarios para controlar la prevalencia de enfermedades, y en este sentido, además de remarcar "la bajada de fondos destinados a la sanidad animal a partir de 2012, y el menor número de chequeos realizados en esas fechas", ha afirmado que "la sanidad es economía".

   "La sanidad buena es economía, pero como no tengas economía para hacer la sanidad, no hay forma de conseguirla. Ese es el secreto", ha señalado Cabezas.

7.900 ANIMALES SACRIFICADOS EN 2016

   Con respecto al número de animales sacrificados, el director general ha aclarado que sólo se lleva a cabo en los ejemplares que han dado positivo, y que según ha indicado el pasado año fueron un total de 7.900 de una cabaña total de 775.000 animales.

   Por otro lado, ha señalado que solo en casos concretos los ganaderos se acogen voluntariamente al denominado "vacío sanitario", mediante el cual, dado el grado de afectación del ganado, se procede al sacrificio del total de la ganadería. De esta forma, el pasado año se produjo esta situación en cuatro explotaciones, con un total de 62 animales sacrificados.

   En lo que va de año, tan solo una explotación con 38 animales se ha acogido al vacío sanitario, por lo que considera que este tipo de casos son "anecdóticos". Al respecto, ha señalado que los ganaderos de estas explotaciones que realizan el sacrificio del total de su cabaña pueden acogerse a una serie de ayudas destinadas a reponer su ganadería.

   Además, ha recordado que los ganaderos con animales que dan positivo en los saneamientos y que son sacrificados, perciben en torno a 400 euros por vaca.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies