El programa de cuidados paliativos de Extremadura atiende al año a 6.000 personas

 

El programa de cuidados paliativos de Extremadura atiende al año a 6.000 personas

José María Vergeles
EUROPA PRESS
Publicado 07/04/2017 14:11:34CET

   MÉRIDA, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El programa de cuidados paliativos de Extremadura atiende al año a unas 6.000 personas, tanto a enfermos en situación de terminalidad como a sus familias.

   Estas 6.000 personas representan aproximadamente más del 90 por ciento de todos los que necesitan dicho servicio, según ha informado el consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles.

   Vergeles y el director gerente del Servicio Extremeño de Salud (SES), Ceciliano Franco, han firmado este viernes un convenio con catorce asociaciones para el desarrollo del Plan Estratégico de Voluntariado en Cuidados Paliativos.

   El consejero extremeño ha explicado que el objetivo del convenio es fomentar un voluntariado de calidad que atienda a las familias y a los enfermos que lo necesitan, al tiempo que ha destacado la "excelente" cobertura que en Extremadura tiene dicho programa.

   De esta manera, como ha expuesto, el grado de implantación alcanzado en Extremadura ha sido posible gracias a los profesionales del Servicio Extremeño de Salud (SES), impulsados por los equipos de soporte en cuidados paliativos que se encuentran en todas las áreas de salud de la región.

   Este tipo de cuidados pretenden controlar los síntomas, ofrecer una atención integral y holística, establecer una comunicación terapéutica con los enfermos y sus familias y aliviar el padecimiento derivado de la enfermedad, así como aumentar la calidad de vida.

   Sin embargo, como ha destacado el consejero, no todos los servicios que se marcan en la atención paliativa se pueden cumplir con los profesionales del SES, momento en el que cobra especial importancia la labor del voluntariado.

200 VOLUNTARIOS

   En el Plan Estratégico de Voluntariado en Cuidados Paliativos de Extremadura colabora alrededor de 200 voluntarios, que realizan una escucha "activa y empática" hacia los problemas por los que atraviesan los enfermos y sus familias, además de establecer un vínculo de comunicación y prestar apoyo.

   Por ello, y ante los cambios sociodemográficos recientes, en los que cada vez las familias son más pequeñas y con una red de apoyo social también cada vez más inferior, la labor y el papel de los voluntarios es "clave", según Vergeles.

   "Necesitamos de esos voluntarios", ha manifestado el consejero de Salud, para quien las organizaciones firmantes se comprometen a desarrollar su labor "desde la máxima responsabilidad".

   Cabe destacar que la firma de este convenio no lleva aparejada ninguna contraprestación económica y tiene una vigencia de tres años, prorrogable otro año más, por lo que se da al voluntariado "estabilidad".

   Preguntado el consejero por el perfil del voluntariado en la región, José María Vergeles ha destacado que éste es "muy variado", ya que está integrado tanto por jóvenes como por personas mayores o por las pastorales de la salud.

   En esta línea, el consejero ha explicado que el desarrollo del voluntariado en el ámbito de los cuidados paliativos "no es fácil", ya que los participantes se enfrentan a situaciones de "bastante complejidad".

   Además, ha insistido en que el altruismo y la solidaridad deben estar "bien encauzado", toda vez que "no todos valemos para todo". "Si queremos hacer un voluntariado efectivo tenemos que valer para eso y además tenemos que estar capacitados para eso", ha aseverado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies