Veinte detenidos en Talayuela por defraudar 33.000 euros al conectar ilegalmente sus casas a la red eléctrica

Operación chispa en Talayuela
GUARDIA CIVIL
Actualizado 17/05/2018 12:56:10 CET

   CÁCERES, 17 May. (EUROPA PRESS) -

   La Guardia Civil ha detenido a 20 personas como supuestas autoras de un delito de defraudación de fluido eléctrico en la localidad de Talayuela (Cáceres), que están acusadas de estafar un total de 33.000 euros al estar conectadas sus viviendas directamente a la red de distribución sin contar con ningún tipo de equipos de medición y sin medidas de seguridad.

   La "Operación Chispa", que sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones, comenzó en enero de 2018, cuando agentes de la Guardia Civil pertenecientes al Puesto de Talayuela una investigación relacionada con los fraudes en el consumo de energía eléctrica en esta localidad.

   La Guardia Civil detectó varias viviendas ocupadas de forma ilícita, comprobando que las mismas contaban con suministro de electricidad y no cumplían con los requisitos necesarios para suscribir el correspondiente contrato de energía eléctrica.

   Asimismo y gracias a la colaboración ciudadana, la Guardia Civil fue alertada de que algunos vecinos perdían potencia eléctrica en sus propios domicilios e incluso en alguna ocasión el alumbrado de las calles públicas funcionaba de forma intermitente.

   La Guardia Civil intensificó los servicios para prevenir el fraude a la distribuidora eléctrica, además de evitar posibles accidentes por la inadecuada manipulación de la corriente eléctrica, según informa el Instituto Armado en una nota de prensa.

   Fruto de estas investigaciones fueron detectadas varias viviendas en las que los contadores habían sido manipulados para alterar el registro de los consumos, localizando además un bloque de pisos en el que sólo una quinta parte de las viviendas tenían regularizado el suministro de energía, o varias viviendas unifamiliares que contaban con un "sofisticado sistema de uso fraudulento de energía eléctrica en el que sólo un mínimo de corriente pasaba a través del contador".

   Además, las viviendas que carecían de contador de energía eléctrica, tampoco contaban con las medidas de protección adecuadas para prevenir posibles anomalías de corriente, con el "consiguiente peligro para la propia vivienda y el resto de vecinos".

   Fruto de la operación desarrollada, la Guardia Civil ha conseguido destapar y erradicar un "importante fraude" en el consumo de electricidad, procediendo a la detención de 20 personas como supuestas autoras de un delito de defraudación de fluido eléctrico.

ENTRAMADO VECINAL

   Con esta operación, por tanto, se ha desmantelado un "entramado vecinal que por sistema se conectaban ilegalmente a la red eléctrica", ocasionando perjuicios a la empresa suministradora, a los demás usuarios que legalmente estaban conectados con la pérdida de potencia en el suministro, y lo que es "más grave", sin las correspondientes medidas de seguridad que podrían haber "desembocado en alguna grave situación".

   La Guardia Civil investiga ahora si algún técnico o profesional hubiera intervenido en esta estafa, dado que se ha observado que "algunos enganches o modificaciones del fluido, dada su complejidad, han tenido que ser realizados por algún profesional del sector".