Aprobado el anteproyecto de la nueva ley de bibliotecas, que apuesta por modernización y "trabajo en red"

Biblioteca
EUROPA PRESS
Actualizado 24/11/2011 19:25:53 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno gallego ha aprobado este jueves el anteproyecto de la nueva Ley de Bibliotecas de Galicia, que actualiza una normativa que data de 1989 y apuesta por un modelo "modernizador", así como por el trabajo "en red". Todo ello, con el objetivo de que pueda avanzarse en la idea de "una verdadera biblioteca pública de Galicia digital".

Lo ha anunciado el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, quien ha enfatizado la importancia de trabajar en red con "todos" los libros a disposición de los usuarios para "mejorar permanentemente" y avanzar en la idea de una verdadera "biblioteca única" de la comunidad gallega.

Entre las novedades, la ley contempla la elaboración de un Mapa de Bibliotecas Públicas de Galicia --actualmente hay 456 en la comunidad--. Este mapa permitirá conocer "la realidad" por territorio, detectando posibles "excesos o déficits" en función de las localidades.

Feijóo también ha incidido en la "coordinación permanente" y ha subrayado que la nueva ley dará soporte normativo a la Biblioteca Central de Galicia, instalada en la Cidade da Cultura. Desde allí, se coordinarán todas las bibliotecas y la política bibliotecaria de la comunidad.

El nuevo texto legal permite también la adaptación a las nuevas tecnologías y Feijóo ha destacado en que se insistirá en el avance de la "digitalización" de las colecciones, de forma que se garantice "un uso universal" y se preserve "todo" el material existente para futuras generaciones.

A su juicio, se trata de facilitar servicios de préstamos, digitalizar todo el listado de libros que existen en cualquier biblioteca pública gallega, y de que "nadie pueda estar sin un libro" como consecuencia de que no esté "bien gestionada" la red de bibliotecas públicas de Galicia.

"CAMBIO DE HÁBITOS"

En su intervención, Feijóo ha defendido la necesidad de actualizar una normativa después de 22 años, puesto que "el mundo del libro, el hábito de la lectura" y las formas de acometer esta actividad "han cambiado", al tiempo que se ha congratulado de los datos que evidencian un aumento en la actividad y préstamos de las bibliotecas gallegas.

Con este texto, ha señalado no sólo se fijarán "estándares de calidad", sino que se fijan "varias pautas" para evitar bibliotecas "estáticas" y lograr que sean espacios "flexibles y atractivos" para un público heterogéneo.