Villares se ve capaz de ser "punto de encuentro" de las "patas" de En Marea

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Villares se ve capaz de ser "punto de encuentro" de las "patas" de En Marea

Luís Villares en una entrevista con Europa Press
EUROPA PRESS
Publicado 29/10/2016 12:37:04CET

   Aspira a "seguir contando" con Beiras, "referente ético y político" de En Marea, y defiende que "debería" estar en su nueva dirección si quiere

   Revela que En Marea ya sondeó al PSdeG para crear una comisión de investigación sobre el Alvia en la Cámara y avanza que "no será posible"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Volvería a colgar la toga para dedicarse a la actividad política ya que, de momento, la mochila "es más que llevable y la experiencia, muy positiva". Y es que Luís Villares, portavoz de En Marea en la Cámara, confía en el proyecto de confluencia y se ve capaz de ser "punto de encuentro" y "equilibrio" de sus distintas "patas", al tiempo que aboga por que el partido se dote de una nueva dirección de consenso.

   En una entrevista con Europa Press, el exmagistrado ha asegurado que ve posible generar la unión en torno a su figura, lo que no significa que "represente el cien por cien de cada una de las patas" de En Marea.

   "No represento el cien por cien de ninguna de las patas y eso es lo que me permite representar el cien por cien del espíritu de la confluencia; la confluencia al final era eso de que todos renunciemos a posiciones maximalistas para poder conseguir que todo el mundo se sienta representado en unos valores esenciales", ha defendido.

   Villares ha explicado que, precisamente, el "valor" que él tenía "para mucha gente" en el marco de En Marea es que no llegó "condicionado o marcado al no tener una sensibilidad concreta de procedencia". Eso fue, ha esgrimido, lo que hizo que le resultase "fácil" la "asunción del conjunto" del discurso del proyecto.

   En el marco de un proceso de primarias para dotar a En Marea de una dirección definitiva (ahora está al frente una coordinadora provisional) que desembocará más tarde en una asamblea en la que se profundizará "en el modelo organizativo y en el ideario", garantiza que, pese a las especulaciones, no hay ni habrá "ni cuotas" ni "escisiones".

   "En la primera fase, la idea es constituir el Consello das Mareas, un órgano colegiado que se ocupará de la dirección política; después este órgano escogerá una nueva coordinadora", ha relatado, para añadir, en cuanto a los plazos, que la renovación de la dirección "estará hecha en enero a más tardar".

AUTONOMÍA DE LAS MAREAS LOCALES

   Preguntado acerca de si la formación debería identificar un líder y si él estaría dispuesto a asumir este papel para evitar bicefalias dentro y fuera de la Cámara, ha respondido que, "más que hablar de líderes", prefiere "hablar de portavoces o de gente que coordine las acciones del órgano de dirección".

   A su juicio, lo que sería "deseable" es que "haya una gran lista de consenso", de forma que "todo el espacio de la confluencia se vea representado". "Es lo esencial y, dentro de todo eso, todo lo que yo pueda aportar, estando evidentemente en la posición que la organización decida, estará bien hecho", ha aseverado.

   Villares ha evitado explicitar si él es favorable a que un mismo dirigente ejerza la portavocía en la Cámara y lidere el partido fuera de ella, pero sí ha defendido que es "importante" que "se visibilice la unidad" y ha agregado que "una forma de visibilizar la unidad es esa", aunque "lo relevante es que haya unidad en la lista".

   Sobre la posibilidad de difuminar otros proyectos políticos para el refuerzo de En Marea como partido, ha remarcado que la denominación de este espacio como "instrumental" responde precisamente a la admisión de la "doble militancia" y al reconocimiento de "una amplia autonomía política a las mareas municipales".

   "Eso significa que nunca, nunca, nunca En Marea como organización le va a marcar el paso a las mareas locales, que en su ámbito tienen la última palabra; el papel de En Marea es dar un discurso nacional pero sin crear una estructura que las limite", ha esgrimido.

   En esta misma línea, se ha reafirmado en que "la doble militancia no es en absoluto incompatible" y no considera que sea perjudicial para el proyecto de la confluencia que Podemos, Esquerda Unida o Anova "sigan existiendo como partidos".

BEIRAS, "EL GRAN TEÓRICO" DE EN MAREA

   En la entrevista con Europa Press, Luís Villares no ha escatimado en elogios para el histórico Xosé Manuel Beiras, dirigente de Anova. De hecho, ha reivindicado su papel de "referente ético y político" y, preguntado acerca de si debería estar en la nueva dirección, su respuesta es contundente: "Si él quisiera, debería contarse con él".

   En todo caso, cree que el papel de Beiras en relación a En Marea es "central" con independencia de que tenga o no "un puesto nominal". "Ser la autoridad moral, ética y política de un proyecto es algo que no da un cargo, es algo que uno gana con su propia coherencia vital y eso está ganado, con independencia de cuál sea el puesto que ocupe", ha dicho.

   No en vano, entiende que su legado político "está vivo en el espíritu de la confluencia", ya que fue "el gran teórico" de En Marea. Así, ha rememorado el carácter pionero del proyecto de Alternativa Galega de Esquerda (AGE) y como el propio Pablo Iglesias, líder de Podemos, incidió en el "ensayo" que hubo en Galicia para la confluencia.

   A su juicio, Beiras e Iglesias "vieron que la construcción de un espacio político al servicio de la unidad popular podía producir buenos resultados políticos". Por ello, insiste en que él quiere "seguir contando" con el histórico dirigente. "No pienso perdérmelo y creo que el espacio de En Marea tampoco se lo va a querer perder", dice.

LA DEMANDA DE MEDIOS: "UNA PROPUESTA DE TRABAJO"

   Poco más de un mes después, ha admitido que "muchas cosas cambiarían" si las elecciones gallegas fuesen ahora y subraya que tuvo que aprender "muy rápido". Pero reivindica lo logrado el 25S y cree que "si la gente supiese qué carta se guardaba el PSOE para después de las elecciones", en alusión a la abstención a la investidura de Mariano Rajoy, el resultado "hubiese sido otro".

   Ya en el Parlamento, ha explicado que En Marea se da "un mes" para cerrar la propuesta de organización y personal. A debate está fichar un coordinador de grupo externo (que no sea diputado), aunque "no hay nada cerrado" y de haberlo, su papel será "técnico" y no de "dirección política".

   Ante la polémica tras su petición de un chófer, un secretario personal y una compensación por el salario que dejó de percibir desde que fue elegido candidato, ha asegurado que "no" se siente dolido porque trascendiese y defiende que "solo era una propuesta de trabajo". En todo caso, se siente respaldado por sus compañeros.

   "Sí que me sentí respaldado en algo tan elemental como era poder hablar las cosas. De ahí a la decisión que se tome, se verá", ha señalado, antes de explicar que En Marea aún no ha cerrado el plan económico para sus diputados. Él no tiene una propuesta "particular", pero defiende que el sueldo de los parlamentarios sea el "adecuado para cumplir con sus funciones representativas".

COMISIÓN DE ANGROIS Y OTRAS INICIATIVAS

   Sobre las primeras iniciativas a impulsar, ha explicado que la formación trabaja en un decreto de garantías sociales básicas con tres ejes: garantizar "el final" de los desahucios, "acabar con la pobreza material severa" y tomar medidas contra la pobreza energética. En sanidad, también urgirá un plan para reducir las listas de espera.

   A su juicio, el accidente ferroviario de Angrois debería ser objeto de la comisión de investigación que el reglamento del Pazo do Hórreo permite activar de forma automática en la legislatura, pero ha revelado que se sondeó al PSdeG (su apoyo sería necesario para activar este órgano) y que "no" será posible.

   "Vemos que no es posible, pero buscaremos otras vías porque la gente tiene derecho a conocer la verdad", ha defendido Villares, quien no ve que Galicia demande como "prioridad" un referendo de independencia, pero sí cree que "el primer derecho que tiene que reivindicar cualquier organización democrática es el derecho a decidir".

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies