El Consell se propone reducir un 20% la generación de residuos y un 50% el desperdicio de comida antes de 2030

Sandra Espeja presenta el plan de residuos de Mallorca
CONSELL DE MALLORCA
Publicado 16/07/2018 17:30:31CET

PALMA DE MALLORCA, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Consell de Mallorca se propone reducir en un 20 por ciento la generación de residuos en la isla antes de 2030, así como disminuir un 50 por ciento el desperdicio alimentario, dentro de los objetivos recogidos en el nuevo Plan Director Sectorial de Residuos no peligrosos de Mallorca (PDSR) que se llevará a pleno para su aprobación inicial este 26 de julio.

La consellera insular de Medio Ambiente, Sandra Espeja, ha presentado este lunes el nuevo Plan. En concreto, el Consell quiere reducir la generación de residuos un 10 por ciento antes de 2020 respecto a los datos de 2010, y aumentar este objetivo al 20 por ciento para 2030.

En cuanto a la materia orgánica se espera alcanzar unos datos del 50 por ciento al 2020 y llegar hasta el 65 por ciento en 2030; y en cuanto a los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) se prevé una recogida mínima anual del 65 por ciento en peso medio de los aparatos introducidos en el estado miembro en los tres años precedentes o el 85 por ciento en el mercado del Estado miembro.

PLAN DE PREVENCIÓN DE RESIDUOS

El PDSR incluye por primera vez un plan de prevención de residuos con el objetivo de reducir su generación. Incluye medidas para fomentar prácticas constructivas más sostenibles -para reutilizar los residuos de construcción y demolición-, promover la oferta y la demanda de productos con menos envases y potenciar el granel o implementar medidas de prevención en el sector hotelero, entre otros.

Asimismo, el texto recoge específicamente el objetivo de impulsar medidas para evitar el consumo de bolsas de plástico ligeras de un solo uso.

RECOGIDA SEPARADA DE MATERIA ORGÁNICA EN TODA MALLORCA EN DOS AÑOS

El plan viene acompañado de las directrices de planificación y prevención de residuos no peligrosos de Mallorca y del programa de gestión de residuos no peligrosos de los servicios públicos insularizados, donde se recoge el modelo de gestión de residuos asociados al PDSR. Así, queda separada la planificación territorial de los programas de gestión y prevención.

Por otra parte, también se unifican los actuales dos planos de residuos no peligrosos: el de residuos sólidos urbanos y el de construcción, demolición, voluminosos y neumáticos fuera de uso.

Además, el plan afrontará la separación de materia orgánica implantando la recogida en toda Mallorca en dos años. Para poder asumirla, se planifican nuevas infraestructuras de compostaje.

El plan también busca potenciar los puntos limpios y las estaciones de transferencia, para facilitar una red que prepare los residuos para la reutilización y las recogidas selectivas, y así minimizar los impactos vinculados al transporte y tratamiento.

En el caso de los puntos limpios, el plan prevé que todas dispongan de un espacio para la preparación para la reutilización, es decir, que cuando los residuos lleguen se elijan aquellos que se puedan reparar para darles un segundo uso.

NUEVAS INSTALACIONES

Para poder llevar a cabo estos objetivos el Consell ha planteado nuevas instalaciones descentralizadas de Son Reus para hacer compost de materia orgánica y lodos. Por otro lado, se mejorarán y ampliarán las estaciones de transferencia.

Además, como novedad el Plan especifica que todas las reformas y nuevas instalaciones se realicen con la mejor tecnología disponible en el momento de la obra.

Entre otras novedades ,para dar cobertura al nuevo sistema de separación de envases, el Sistema de Depósito Devolución y Retorno (SDDR), se ha planteado una reserva de suelo para una planta de lavado de envases, y también se contempla una máquina de conteo para apoyar el sistema.

Contador