El atentado de Estado Islámico en el noreste de Siria deja ya casi 50 muertos

Actualizado 27/07/2016 13:51:37 CET

BEIRUT, 27 (Reuters/EP)

Casi 50 personas han muerto y varias decenas más han resultado heridas como consecuencia de la explosión de un camión bomba colocado por el grupo terrorista Estado Islámico en la ciudad de Qamishli, en el noreste de Siria y cerca de la frontera con Turquía, según los últimos datos del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

El ataque, que se ha producido cerca del cuartel general de las fuerzas de seguridad kurdas, es el más mortífero registrado en esta ciudad en años, según este organismo, con sede en Londres y una red de informadores en Siria.

Según su balance, al menos 48 personas han muerto, pero la cifra podría aumentar ya que hay muchos heridos graves. Por su parte, la agencia oficial SANA habla de 44 muertos y 140 heridos, muchos de gravedad.

La deflagración ha sido tan potente que ha hecho saltar por los aires las ventanas de tiendas en la localidad turca de Nusaybin, al otro lado de la frontera, y dos personas han resultado heridas de carácter leve, según un testigo.

Estado Islámico ha reivindicado la autoría del doble atentado, confirmando que el objetivo del camión bomba eran las fuerzas de seguridad kurdas. La organización terrorista, que lucha contra las milicias kurdas YPG y sus aliados en las provincias de Hasaka y Alepo, ya había atentado en Qamishli y la capital provincial, Hasaka, en el pasado con bombas.

Las fuerzas kurdas controlan buena parte de la provincia de Hasaka, donde se encuentra Qamishli. Las YPG arrebataron amplias zonas de territorio a Estado Islámico en el noreste de Siria en 2015 y están implicadas en la ofensiva respaldada por Estados Unidos que avanza hacia las posiciones de los yihadistas más al oeste, cerca de la frontera turca en la provincia de Alepo.