El FBI ayudará a Austria a buscar errores en la investigación del secuestro de Kampusch

Natascha Kampusch
REUTERS
Actualizado 13/07/2012 15:58:18 CET

VIENA, 13 Jul. (Reuters/EP) -

La Oficina Federal de Investigación de Estados Unidos (FBI) y la Oficina Federal de lo Criminal (BKA) ayudarán a las autoridades austriacas a detectar los posibles errores cometidos en la investigación sobre el secuestro de Natascha Kampusch.

Kampusch fue secuestrada por Wolfgang Priklopil mientras iba al colegio un día de 1998, cuando tenía diez años, y permaneció retenida durante ocho años en una habitación sin ventanas situada en el domicilio de su captor, a las afueras de Viena. Ella logró escapar en agosto de 2006 y Priklopil se suicidó unas horas después.

Aunque es el caso que más a fondo se ha analizado en Austria, una comisión parlamentaria ha recomendado que se revise la investigación con la ayuda de expertos extranjeros, según ha informado este viernes una portavoz del Ministerio de Justicia, Sabine Mlcoch. "Si descubren que se cometieron errores, podremos aprender de ello para el futuro", ha añadido.

Micoch ha afirmado que "siempre habrá distintas teorías sobre lo que ocurrió" y "siempre habrá quien diga: 'Podríais haber hecho esto o aquello'". La portavoz ha aclarado que el caso no se va a abrir de nuevo, sino que la comisión formada este viernes, que deberá concluir su trabajo a finales de este año, examinará cómo se llevó a cabo la investigación.

El Gobierno ha aceptado la recomendación de la comisión parlamentaria para promover la transparencia. "Queremos demostrar que tenemos la conciencia limpia, sabemos que hemos hecho todo lo posible", ha explicado Micoch.

La comisión, formada por trabajadores de los ministerios de Justicia e Interior y de otros organismos, trabajará con un equipo que incluirá a un experto del FBI en casos que no están totalmente resueltos.

En su biografía, titulada '3.096 días', Kampusch cuenta cómo su secuestrador la privaba de alimento, la golpeaba, abusaba sexualmente de ella y la obligaba a limpiar su casa medio desnuda, llamándola "esclava".