May cede ante los "duros" del Brexit y se arriesga a una rebelión proeuropea

Theresa May
REUTERS / TOBY MELVILLE
Actualizado 16/07/2018 23:26:11 CET

LONDRES, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

La primera ministra británica, Theresa May, ha aceptado todas las enmiendas planteadas este lunes por los diputados favorables al Brexit contra su Libro Blanco, el documento que recoge la propuesta británica para la negociación del Brexit.

La enmienda más relevante es la que veta que la Hacienda británica recaude impuestos en nombre de la UE, lo que supone dar un giro de 180 grados al Libro Blanco, y ha sido aprobada ya bien entrada la noche con una ajustada mayoría.

La propia May ha asegurado que está "contenta de escuchar las preocupaciones de los colegas" en respuesta a las acusaciones de haber dado marcha atrás en su postura lanzadas por la oposición.

La cuestión se ha debatido en una acalorada sesión en la Cámara de los Comunes: El diputado del Partido Laborista Gareth Thomas ha denunciado que "los Brextremistas están ahora al mando" y ha advertido de que Bruselas se ha percatado de ello "igual que todos nosotros".

"Hemos dado otro paso más hacia la catástrofe de un Brexit sin acuerdo que nos quieren imponer por la conjunción de la parálisis del Gobierno y la confusión parlamentaria", ha añadido. Así, ha defendido la necesidad de un nuevo referéndum sobre el acuerdo para el Brexit como "la única salida para este punto muerto".

Un portavoz del número 10 de Downing Street ha confirmado la aceptación de las enmiendas con el argumento de que todas ellas son compatibles con el Libro Blanco, según recoge la prensa británica.

El cambio de rumbo de May satisface a los más acérrimos partidarios del Brexit, pero ha provocado la ira de los diputados conservadores favorables a la permanencia de Reino Unido en la UE y genera aún más inestabilidad.

Uno de los más destacados defensores conservadores de la continuidad de Reino Unido en la UE, Ken Clarke, ha denunciado el "ridículo" cambio de postura de May en cuestión de días que supone la aceptación de estas enmiendas impulsadas "por un pequeño puñado de personas".

"Estaba dispuesto a defender una política pactada por el gobierno, pero una semana después me encuentro que van a aceptar estas enmiendas (...) que suponen un cambio inmediato de política bastante ridículo", ha argumentado.

La también conservadora Anna Soubry ha calificado de "locura absoluta" la aceptación de estas enmiendas. "El único motivo por el que el Gobierno ha aceptado estas enmiendas es porque tiene miedo de algo en la zona de 40 diputados de los duros del Brexit que defienden que no haya acuerdo. Esta gente no quiere un Brexit responsable (...) y ni siquiera representan a quienes votaron a favor de la salida", ha denunciado.

Finalmente las enmiendas han salido adelante con una ajustada mayoría en la Cámara de los Comunes. La más polémica, la de aduanas, ha sido aprobada ya bien entrada la noche de este lunes por 305 votos contra 302. Entre los votos contrarios a la enmienda está el de Dominic Grieve, quien ha arremetido contra las "absolutamente malevolentes" enmiendas, unas propuestas "directamente diseñadas contra el Libro Blanco".

Contador