OIM registra aumento del número de migrantes varados en Costa Rica en ruta hacia EEUU

Actualizado 10/08/2016 4:02:21 CET

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha informado este martes de que desde finales de abril hasta principios de este mes han llegado a Costa Rica más de 5.600 migrantes de forma irregular, de los cuales 2.500 han permanecido varados en el país de camino hacia Estados Unidos.

"Cada vez más, vemos que los africanos atorados en América Central y Colombia no son africanos sino haitianos. Así, un 80 por ciento de los entrevistados supuestamente africanos son casi siempre haitianos", ha explicado el portavoz de la organización, Joel Millman, según un comunicado difundido por Naciones Unidas.

Si bien muchos aseguran que proceden de África, la mayor parte proceden de Haití, aunque también hay algunos que llegan desde Senegal, Ghana o Costa de Marfil. La OIM ha señalado que el flujo de migrantes es constante, y que recientemente está alcanzando una media de entrada de 100 a 150 diarios.

El número de migrantes que buscan alcanzar Estados Unidos ha crecido recientemente, debido a las recesiones que sufren Ecuador y Brasil, aunque no es ninguna novedad para Costa Rica. Sin embargo, a las recesiones de estos países debe sumársele el refuerzo del control de fronteras que estableció Nicaragua el pasado mes de noviembre para intentar promover un proceso migratorio organizado y no irregular.

La situación es similar en otros países: Colombia se ha visto desbordada en las últimas semanas por el número de migrantes, principalmente cubanos o haitianos, que se han quedado varados en diferentes áreas del país, principalmente en las zonas fronterizas, como Turbo, en la región de Antioquia, muy próxima a Panamá.

CENTROS DE MIGRANTES

Ante esta situación, el Gobierno costarricense ha establecido cuatro centros de asistencia básica, pero la OIM ha señalado que estos se encuentran "al máximo de sus capacidades". "Esta situación provoca que por lo menos 1.500 de ellos vivan en situación extrema en un campamento improvisado a menos de un kilómetro de la frontera con Nicaragua".

En este contexto, varios empleados de la OIM han vistado este campamento para ofrecer información a los migrantes varados sobre las medidas de migración legal, entre las que se incluye la posibilidad de regresar al país donde tengan la ciudadanía de manera que no les suponga un coste para ellos.