Cómo el Partido Pirata se ha convertido en la primera opción de Gobierno en Islandia

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Cómo el Partido Pirata se ha convertido en la primera opción de Gobierno en Islandia

Partido Pirata de Islandia
REUTERS
Publicado 02/10/2016 17:53:52CET

MADRID, 2 Oct. (EDIZIONES) -

El Partido Pirata de Islandia se ha convertido, a día de hoy y como mínimo, en una formación instrumental a la hora de decidir el futuro político del país y lo ha conseguido a través de un programa de estabilidad económica combinado con medidas contra la corrupción y sin traicionar su espíritu 'anti-establishment' -- se han comprometido a dar asilo a Edward Snowden y a usar las bitcoins como moneda virtual --.

Es más: ahora mismo, el partido es favorito para convertirse en la formación más votada en las próximas elecciones legislativas del 29 de octubre, toda una explosión para una formación que comenzó hace menos de cuatro años como un movimiento de protesta contra las leyes mundiales sobre el copyright y cuya campaña electoral ha sido financiada mediante donaciones por internet.

El ascenso del Partido Pirata se ha visto favorecido por la indignación popular contra la clase política, a la que los islandeses perciben como responsable de la crisis que casi arruina el país en 2008, por su negligencia y corrupción.

"Cada vez más gente de toda Europa está convencida de que el sistema que se suponía que tenía que cuidar de ellos ha dejado de hacerlo", ha declarado a Reuters la líder del partido -- y poetisa -- Birgitta Jonsdottir.

"Sabemos que somos nuevos en esto y que lo más importante es tener muchísimo cuidado para no asumir más de lo que podemos controlar: llegados a este punto hay que confiar en los expertos", ha añadido en referencia a lo que los expertos consideran como el gran golpe maestro de su programa: un plan económico sin estridencias que les ha granjeado la confianza de los votantes.

"SIN DRAMATISMOS"

El Partido Pirata se está beneficiando de su carácter moderado y de la fragmentación reinante en el panorama político islandés, donde la regla suele definirse por el Gobierno de coalición. Sin embargo, las encuestas le conceden un poco más de un 20 por ciento de la intención de voto, por encima del Partido de la Independencia, que comparte el poder con el Partido Progresista.

Aunque el Partido Pirata forma parte de una plataforma antisistema, ni comulga con las propuestas antiinmigración por la derecha -- como las del UKIP en Reino Unido -- ni la lucha contra la austeridad que propugnaba la coalición griega de izquierdas SYRIZA.

"No tenemos la más mínima intención de ponernos dramáticos con la cuestión económica", ha declarado Jonsdottir. "Nuestra intención es la de proseguir con el levantamiento de los controles de capital", ha añadido, en línea con los planes de Gobiernos anteriores.

De momento no hay indicios de pánico entre los inversores. "Además, a largo plazo, peor que hasta ahora no se puede hacer", comentó Jon Sigurdsson, consejero delegado del fabricante de prótesis Ossur, una de las compañías más importantes del país. "Me preocupa cuando los cambios son demasiado rápidos y temerarios, pero el cambio, en sí y en política, siempre es bueno", añadió.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies