El Pentágono minimiza la importancia de las maniobras militares con Corea del Sur

El Pentágono, sede del Departamento de Defensa
REUTERS / JASON REED - Archivo
Actualizado 16/05/2018 13:34:27 CET

WASHINGTON, 16 May. (Reuters/EP) -

El Pentágono ha restado importancia este martes a las maniobras militares que se están llevando a cabo con Corea del Sur, diciendo que son rutinarias y de naturaleza defensiva, después de que Corea del Norte anunciara la suspensión de los contactos de alto nivel con Corea del Sur previstos para mañana.

"La República de Corea y las fuerzas militares de Estados Unidos participan actualmente en las maniobras primaverales surcoreano-estadounidenses anuales para incluir ejercicios Foal Eagle 2018 y Max Thunder 2018", ha informado un portavoz del Pentágono, que ha añadido que los ejercicios de combate aéreo Max Thunder estaban programados del 14 al 25 de mayo.

"Estas maniobras de defensa son parte del programa de entrenamiento anual rutinario de la Alianza surcoreano-estadounidense para mantener una base de preparación militar", ha aseverado.

La agencia de noticias oficial norcoreana, KCNA, ha informado de la suspensión de los contactos de alto nivel con Corea del Sur y ha atribuido la decisión a la "provocación" que suponen estas maniobras en medio de un proceso de acercamiento diplomático. En concreto ha denunciado que las maniobras Max Thunder incluyen la participación de bombarderos B-52.

Las dos Coreas iban a abordar este miércoles la aplicación de las medidas acordadas el pasado 27 de abril por el líder norcoreano, Kim Jong Un, y el presidente surcoreano, Moon Jae In. La más importante de ellas es el acuerdo para lograr la completa desnuclearización de la península de Corea.

La reunión, la primera tras la histórica cumbre Moon-Kim, se celebraría en el lado sur del pueblo de Panmunjom con cinco representantes norcoreanos y otros tantos surcoreanos, en ambos casos encabezados por los respectivos ministros de Unificación.

Pyongyang también ha cuestionado la viabilidad del encuentro entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong Un, previsto para el 12 de junio en Singapur. "Estados Unidos también tendrá que deliberar cuidadosamente sobre el futuro de la cumbre norcoreano-estadounidense prevista ante este embrollo militar provocativo conjunto con las autoridades surcoreanas", ha añadido la KCNA.

Una portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, ha respondido ante estas advertencias que Washington no tiene información alguna sobre una posible cancelación de la cumbre y que los preparativos siguen según lo previsto.

Contador