Padres "negligentes" de niños con sobrepeso podrían perder la custodia para evitar una "epidemia" de obesidad

Actualizado 16/08/2008 19:32:23 CET

Expertos en salud alertan de una amenaza al nivel del terrorismo y los ayuntamientos afrontan el coste del mayor de tamaño de los ciudadanos

LONDRES, 16 Ago. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Eva Martínez Millán) -

Los niños que padecen sobrepeso en Reino Unido podrían dejar de estar bajo el cuidado de sus progenitores y pasar al control de la Administración para evitar una "epidemia de obesidad" en el país, si finalmente sale adelante la propuesta de la Local Government Association (LGA), organización que aglutina a los gobiernos locales, que ha denunciado la "negligencia parental" en los casos de exceso de peso.

La situación en las islas apunta a un millón de menores clínicamente obesos en un plazo de un cuatrienio de mantenerse la tendencia actual, que alerta de importantes costes para el sistema de salud ante el preocupante aumento de dolencias cardiacas, circulatorias y enfermedades de naturaleza relacionada como la diabetes, y que según expertos en Salud Pública podría derivar en una amenaza para el país como la que actualmente representa el terrorismo.

Además, una previsión a largo plazo revela que en 2025 el 21 por ciento de los niños entre seis y 10 años padecerán este problema, frente al 10 por ciento de los datos de 2004, mientras que en el caso de las féminas de la misma franja de edad la tasa crecería hasta el 14 por ciento, frente al 10 por ciento que también presentaban en el último período de referencia analizado.

En consecuencia, la LGA reclamó "acciones drásticas" para mejorar la salud de los jóvenes que ya han superado las barreras de peso aconsejables, en un contexto en el que, hasta ahora, los servicios sociales apenas se han implicado ante la percepción de que se trata de una cuestión que debe ser manejada por los padres. Sin embargo, para la federación, estos niños deben ser considerados víctimas de "negligencia paterna" como lo son los que padecen maltrunición.

Por todo, consideró que será necesario intervenir "más y más" con los menores, así como adoptar acciones contra los padres que ponen en riesgo su salud entre las que se incluiría, como último recurso, la retirada de la custodia y el consiguiente traslado de sus hijos a instituciones sociales.

CAPITAL MUNDIAL DE LA OBESIDAD

Para la LGA, Reino Unido se está convirtiendo en la "capital mundial de la obesidad", con un incremento de la población con este problema que pone en riesgo los presupuestos locales, no sólo por el coste en salud, sino por las respuesta que en el caso de los niños implica a la hora de reformar la mueblería en centros escolares para hacer frente a alumnos de mayor tamaño.

En este sentido, ya ha tenido que adoptar cambios como la ampliación de las urnas crematorias debido al aumento de los cadáveres, el reequipamiento de ambulancias y material sanitario por el peso ampliamente superior de los usuarios y la necesidad de servicios de bomberos para sacar de edificios a gente obesa en casos de emergencias ha dejado de ser noticia en los medios, mientras las viviendas públicas están teniendo que adaptarse a los nuevos tamaños de la población.

No obstante, la resolución ha topado también con polémicas semánticas, puesto que pese a que el Gobierno británico ha puesto en marcha un plan para advertir a los padres con hijos con problemas de sobrepeso, ha prohibido el uso de la palabra 'obeso' en las cartas remitidas tras comprobar que era percibida como "altamente ofensiva".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies