UGT pide al Gobierno de La Rioja "más respeto" a los empleados públicos "y una mayor altura de miras"

Publicado 18/08/2018 19:29:36CET

LOGROÑO, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Empleadas y Empleados de los Servicios Públicos de UGT de La Rioja (FeSP-UGT La Rioja) ha pedido al Gobierno de La Rioja "más respeto a los empleados públicos y una mayor altura de miras", ante las últimas declaraciones realizadas por el consejero de Administración Pública y Hacienda, Alfonso Domínguez, en las que vuelve a incidir "en el coste que suponen los salarios de los empleados de la Administración autonómica".

FeSP-UGT La Rioja critica que, por segunda vez en este verano, el Gobierno de La Rioja "trata de manipular a la opinión pública con las cifras del coste económico que supone la devolución de algunos de los derechos recortados a sus empleadas y empleados en el año 2012".

Declaraciones como; "en los últimos años se vienen produciendo mejoras tanto en contratación de personal como en derechos laborales, que repercuten en el gasto de personal", no buscan otra finalidad que "la de generar en la opinión pública un sentimiento de rechazo hacia las legítimas demandas de estas y estos trabajadores", consideran desde UGT.

FeSP-UGT La Rioja "no va a tolerar que constantemente se utilice a las empleadas y empleados públicos como excusa para hablar del incremento en las partidas de gasto del presupuesto regional, que se produce por la recuperación de sus derechos y pide al Gobierno de La Rioja más respeto para con sus empleados".

"No hay que olvidar que los servicios públicos que sostienen el Estado de Bienestar están garantizados gracias al trabajo que realizan a diario estas personas. La sanidad, la educación, los servicios sociales, los de emergencia, los de seguridad, funcionan gracias a su esfuerzo, a pesar de haber sido unos de los colectivos más castigados durante la crisis y de contar con menos y peores medios como consecuencia de los recortes".

Finalmente, FeSP-UGT La Rioja quiere recordar al consejero que ese incremento en el gasto, al que hace referencia constantemente en sus declaraciones, "no se debe a una mejora de las condiciones de las empleadas y empleados públicos, sino a una devolución de parte de los derechos que les arrebataron en años anteriores".