El Gobierno reduce un 66% la partida dirigida a ayudas de libros en la Comunidad y la deja en 2,7 millones de euros

NP Aj Sitges L'ajuntament Publica Les Condicions Per Accedir Als Ajuts Per A Lli
EUROPA PRESS/SITGES
Actualizado 28/07/2012 14:30:24 CET

MADRID, 28 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Educación, Cultura y Deportes ha reducido un 66 por ciento la partida destinada a ayudas de libros en la Comunidad de Madrid y la ha dejado en 2,7 millones de euros, frente a los 8,1 millones de euros que recibió el Ejecutivo autonómico en 2011 para este fin, han informado a Europa Press fuentes del Gobierno madrileño.

Precisamente, la Consejería de Educación y Empleo estaba pendiente de esta cifra, que conoció la semana pasada en la Conferencia Sectorial de Educación, para poner en marcha el nuevo sistema de préstamo de libros que sustituye a las becas que hasta ahora recibían las familias en este concepto.

La Comunidad de Madrid va a destinar unos fondos a los centros escolares, en función de las características del alumnado, para que estos, en una primera fase, adquieran el nuevo material y las familias, con prioridad para las más necesitadas (parados de larga duración o renta mínima de inserción), puedan adquirir los libros.

Esto supone un cambio con respecto a años anteriores, cuando los padres recibían una ayuda para la compra de libros nuevos. La consejera de Educación y Empleo, Lucía Figar, ya ha explicado en ocasiones que este año no ha podido sacarse convocatoria de becas porque, además de que el préstamo supondrá un aprovechamiento de recursos, desconocían la cantidad que les iba a abonar el Gobierno.

SISTEMA DE PRÉSTAMO

Los préstamos incluyen el segundo ciclo de Educación Infantil, Primaria y Secundaria. Con los libros adquiridos por los centros, éstos crearán un fondo bibliográfico para realizar la cesión a los alumnos y asegurar su mantenimiento.

De hecho, son ya muchos los centros que han pedido este año a las familias que ya no van a usar los libros que los donen y que están empezando a montar sus bibliotecas en polideportivos y gimnasios, según ha avanzado Figar.

Los libros que se adquieran deberán tener una duración mínima de cuatro años y serán los Consejos Escolares los que establezcan el funcionamiento del sistema en cada centro atendiendo a sus propias necesidades.

Según este sistema, el alumno beneficiario del préstamo se comprometerá a cuidar el material escolar que se le ceda gratuitamente y a devolverlo en buen estado. Si el alumno deteriora el libro y éste no puede ser usado al año siguiente, la familia tendrá que abonar el precio del mismo para que el centro adquiera uno nuevo.

En caso de que no lo reponga perderá el derecho a participar en el sistema de préstamo de libros para el siguiente curso, tal y como ya establece el Decreto de Convivencia aprobado por la Comunidad de Madrid en 2007.

Desde la Consejería explican que otras comunidades autónomas como Castilla-La Mancha, Andalucía, Aragón, La Rioja, Navarra, Extremadura o País Vasco llevan aplicando este sistema de préstamo de libros desde hace años.

La Comunidad aprobó el curso pasado destinar 30 millones a las ayudas para la adquisición de libros y material didáctico, beneficiando así a casi 310.000 familias, casi 10.000 más que en 2010. El importe de la beca para los alumnos de Primaria era de 90 euros (14 euros menos que en el curso 2010-2011) mientras que la de Secundaria se mantenía en 110 euros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies