Gómez: "El día 3 de octubre perderá Aguirre y los que se quieren cargar a Zapatero"

Actualizado 12/09/2010 12:36:13 CET

Quintana dice que saber que Rubalcaba está con Jiménez le da "serenidad" porque estuvo con Almunia cuando ganó Borrrel y con Bono cuando ganó Zapatero

FUENLABRADA, 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PSM, Tomás Gómez, ha afirmado este sábado que en las primarias del próximo 3 de octubre perderá la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y "los que se quieren cargar" al presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, José Luis Zapatero.

En una abarrotada sala de la agrupación de Fuenlabrada, donde pese a que el alcalde, Manuel Robles, se ha posicionado a favor de la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, se apiñaban más de 150 personas, Gómez reivindicó el trabajo de los militantes realizado en los últimos 3 años y arremetió contra los "extraños mensajes" que a veces se están enviado desde otros puntos del partido. "El 3 de octubre perderá Aguirre y aquellos que se quieren cargar a Zapatero", ha advertido.

El líder del PSM ha recordado su lealtad al presidente del Gobierno y a las siglas del PSOE, a quien pertenecen, ha dicho, sus éxitos como alcalde de Parla, donde fue el más votado de España. "Pepe Quintana (ex alcalde de Fuenlabrada, que también fuera el más votado de España antes que él) y yo, no hubiésemos sido ni concejales de nuestro pueblo si no hubiésemos encabezado la lista del PSOE", ha afirmado.

Asimismo, ha dicho que la fuerza del PSOE es su historia, de 131 años, construida a base del sacrificio de sus militantes, por lo que ahora es el momento de que esos militantes decidan. Para Gómez, es hora de reivindicar el espíritu de la política en la Transición, cuando todo el mundo sabía que la política era el instrumento para cambiar la realidad para mejorarla. "Hay que regenerar la política y demostrar que la palabra tiene un valor. Uno no es diferente en la vida y en la política", ha recalcado.

Gómez ha vuelto a insistir en que no quiere un "puesto y un coche oficial" puesto que él tiene su profesión de economista. "Yo tengo mi profesión y estoy muy orgulloso de ella porque me la ha pagado mi madre fregando escaleras", ha recordado.

"Este es más que un proyecto, está hecho con trozos de nuestra vida. Nuestro proyecto es el proyecto de la mayoría, nuestra historia es la de la mayoría, por eso nuestra victoria será la victoria de la mayoría de la sociedad, porque ha llegado la hora de que hable, que se mueva esa mayoría", ha señalado Gómez, que ha alentado a los militantes de Fuenlabrada a luchar. "Desde el sur sabemos bien lo que es pelear y reivindicar", ha añadido.

Por su parte, el senador José Quintana ha denunciado que durante el tiempo en que Gómez ha sido secretario general ha tenido que superar "numerosos obstáculos" por parte de aquellos que estaban "en superminoría" y que intentaban minar su trabajo. Ese pequeño grupo, ha dicho, contaba con un altavoz en los medios de comunicación y "una ventanilla en la Ejecutiva Federal para que hicieran eso".

"Pedimos equilibrio y neutralidad porque no se está produciendo. Hay ministros que llaman a secretarios generales a su Ministerio para decirles que cambien de parecer. Y otros, como el domingo pasado, que dan una entrevista de dos páginas a un periódico y en vez de hablar de obras públicas hablan en un 80% de las primarias de Madrid; a la vez que un columnista nos llama 'tontos útiles' y ponen incluso a la compañera ministra en el autodefinido. Eso no es equilibrio", ha dicho.

Quintana ha cargado también contra el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, al que ha tildado de "gran ideólogo" por ser uno de los más duros contra Gómez. De hecho, ha señalado que saber que Rubalcaba está en el otro lado, junto a Jiménez, le da "serenidad" porque, aunque es un gran ministro al que tiene mucho cariño, "lo ha perdido todo: Estuvo con Almunia cuando ganó Borrrel y con Bono cuando ganó Zapatero".

En este sentido, criticó las palabras del ministro cuando dijo que el haber dicho que 'no' a Zapatero será una rémora para Gómez. "¿Cuándo ha dado él el paso para tomar la decisión para decir hasta aquí? !A lo mejor es el momento de que dé el paso ahora, que no espere!", ha exclamado, al tiempo que ha señalado que "no hay peor cosa" que intentar meter miedo en el partido porque eso es lo que ha hecho históricamente la derecha.

Asimismo, Quintana ha puesto de relieve un problema heredado de la época de Felipe González, consistente en que "la mayor parte de la Ejecutiva Federal considera a Madrid como una sucursal" y no ha querido que la federación socialista madrileña tuviera "una voz propia".

Así, ha recordado que desde el federal también se defendió en su momento que Cristina Almeida era la más valorada, cuando en ese momento se hablaba de Javier Solana y, sin embargo, el ahora vicesecretario general, José Blanco, dijo que el ex alto representante de la UE era "de la época de los dinosaurios". Este dato, junto que los fracasos de Trinidad Jiménez y Miguel Sebastián como candidatos, son suficientes, a su juicio, para intentar hacer las cosas de otra forma, pues por ejemplo, Alberto Ruiz Gallardón ganó después de 8 años en la oposición.

"¿Por qué siempre que vienen las elecciones alguien desde Ferraz se tiene que acordar que tiene un candidato? Cuando tengamos una voz propia como socialistas madrileños tendremos respeto interno y externo", ha añadido el senador, que ha señalado que Tomás Gómez es "el revulsivo de esta región".

Por su parte, la presidenta de la Agrupación de Fuenlabrada, Lucila Corral, ha querido subrayar que le duele y le apena ver cómo los grandes líderes del partido se están comportando en este proceso de primarias. "Yo esperaba que iba a haber más reflexión, más respeto y más neutralidad para todos los candidatos. Sin embargo, se están dando desajustes y alguna injusticia", ha manifestado.

"Ayer, oí a un alto dirigente diciendo que defiende a Trini porque la conoce mejor que a Tomás y citaba 3 virtudes, la primera, la generosidad. Y yo no dudo de que la compañera Jiménez es terriblemente generosa, pero cuando lo oí, sentí que me arañaban por dentro porque me acordé de Tomás, al que llamamos cuando se le necesitaba en Madrid y dejó su Alcaldía, donde era un alcalde matrícula de honor, y donde se podría haber jubilado. Podría haberlo hecho, pero no lo hizo, vino porque le llamaron en el momento más duro y más triste de este partido. Y luego hablan de generosidad. Yo no he visto a nadie dejar el ministerio antes del 3 de octubre ni decir que lo va a dejar después del 3 de octubre. Eso es un trato desigual", ha indicado Corral sin citar al presidente José Luis Rodríguez Zapatero, pero en alusión a sus palabras ayer en la Cadena Ser.