Los músicos que quieran tocar en las calles del Centro tendrán que pedir autorización al Ayuntamiento, según la ZPAE

Actualizado 22/10/2012 20:36:46 CET

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los músicos y artistas que quieran realizar una actuación musical o asimilable en las calles del distrito Centro de la capital tendrán que contar con una autorización municipal previa, según indica el artículo 17 de la normativa de la Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) del Centro, que entró en vigor oficialmente el miércoles.

Esta aprobación será tramitada por la Junta Municipal del Distrito y precisará de autorización previa del Área de Gobierno de Medio Ambiente, Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento para la modificación o suspensión, con carácter temporal, de los límites de los niveles sonoros establecidos por la nuevo Ordenanza de Protección contra la Contaminación Acústica y Térmica (OPCAT).

Fuentes del Ayuntamiento de Madrid han indicado a Europa Press que la Policía Municipal ya conoce la normativa, por lo que ya podría multar a los músicos callejeros y ambulantes que no cuenten con la preceptiva autorización municipal.

No opinan los mismo desde la asociación de vecinos del Centro de Madrid. Según ha explicado a Europa Press uno de los portavoces, el mismo día de la aprobación de la normativa, una vecina de la Plaza Mayor llamó a la Policía Municipal para quejarse de que un grupo de músicos estaba haciendo mucho ruido.

"Al llegar, los agentes pidieron la identificación a la mujer para que denunciara, desconociendo que estaba en vigor la ZPAE y que la Policía tenía que actuar de oficio", ha indicado.

Por eso, la plataforma vecinal considera que la Policía está aún "en la más absoluta ignorancia" sobre el artículo 17 de la ZPAE y espera que el Ayuntamiento cumpla con su propia normativa. En caso negativo, han anunciado que denunciarán al Consistorio.

Los vecinos del Centro están satisfechos con la entrada en vigor de la prohibición de tocar a los músicos ambulantes callejeros sin autorización y, de hecho, han recordado que así lo incluyeron en la propuesta borrador que a principios de año presentaron ante el Ayuntamiento.

No obstante, en el periodo de alegaciones de la ZPAE presentaron una modificación, que no fue considerada, en la que solicitan que a la hora de conceder con los permisos, la Junta Municipal del Distrito Centro no tomase la decisión de autorización "de forma opaca y unilateral" y contara con la opinión de los residentes en la zona, "ya que sólo ellos saben si esos músicos son problemáticos o han recibido denuncias previas".

Además, la asociación vecinal ha recordado que mantuvieron contactos sin resultado alguno hasta el verano con asociaciones de músicos callejeros para intentar llegar a un acuerdo con ellos sobre este asunto. Los residentes en el Centro han querido distinguir entre los músicos profesionales ambulantes y aquellos "dirigidos por mafias que explotan la mendicidad".

"LA RESTRICCIÓN DEBERÍA SER LA EXCEPCIÓN EN DEMOCRACIA"

Por su parte, la Asociación de Músicos de Madrid (AMM) se ha mostrado "decepcionada" por la inclusión del artículo 17 de la ZPAE puesto que consideran que constituye "una prohibición a la música en la calle enmascarada como un nuevo requisito par obtener una autorización que dudamos que se otorgo".

"Como siempre, consideramos que la música en la calle es forma de arte y contribuye a crear un Madrid más abierto, más dinámico y más cultural. Además, vemos en esta acción que la que hasta hace unos meses era delegada de Medio Ambiente, Ana Botella, ha logrado aprobar una medida que hace un año y medio el entonces alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, le había obligado a retirar", ha apostillado Scott A. Singer, uno de los coordinadores de la asociación.

De esta manera se refiere a la polémica generada a principios del año pasado, cuando el anterior primer edil quería aprobar una Ordenanza de Contaminación Acústica y Térmica de Madrid en la que se incluyera la prohibición de la música callejera salvo autorización previa. Finalmente, y tras varias protestas de estos músicos, no se incluyó dicha medida en la normativa.

A pesar de todo, la Asociación de Músicos de Madrid se ha puesto a disposición de las delegaciones de Medio Ambiente y de Las Artes del Ayuntamiento de Madrid "para supervisar la implantación de las nuevas autorizaciones".

"Siempre hemos apoyado un sistema sin cástings. Realizamos un estudio en los sitios en los que se ha intentado implantar esta medida, como en Barcelona, y vimos que siempre terminan mal, ya que las personas que normalmente residen fuera de la ciudad no tienen oportunidad de ser escuchadas y los pocos puestos asignados caen en manos de amigos", ha indicado.

Por ello, el coordinador de la asociación se ha mostrado dispuesto a acuerdos con los vecinos y a una regulación "pero con criterios iguales para todos que permitan compaginar la convivencia con los residentes regulando los niveles sonoros".

Así, aboga por determinados puntos para tocar y evitar plazas problemáticas o lugares cercanos a hospitales o residencias de ancianos, por ejemplo. "La restricción en democracia debería ser la excepción, no la regla", ha añadido Scott, que ya ha sufrido la nueva normativa en sus carnes, ya que, según ha indicado, desde hace dos domingos la Policía Municipal le ha impedido tocar con su grupo Desvarietes como hacían hasta ahora en el Rastro madrileño.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies