Los sindicatos remiten a PSA Vigo propuestas para el ERE y bajas incentivadas para 360 empleados

Producción del Peugeot (Vigo)
PSA PEUGEOT CITROËN
Publicado 25/06/2015 19:22:43CET

Los sindicatos proponen aumentar las indemnizaciones y más concreción y la CUT no entra a valorar las medidas porque no ve justificación

VIGO, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

La dirección de PSA Peugeot Citroën en Vigo y los sindicatos han participado este jueves en la primera mesa de negociación sobre el plan de bajas incentivado y el ERE temporal suspensivo planteado por la empresa, medidas que afectarán a unos 360 empleados, y ante las que los sindicatos han presentado sus propuestas.

Tal y como han comunicado a Europa Press fuentes sindicales, en el encuentro de este jueves la empresa ha realizado una reflexión de toda la documentación remitida esta semana al comité y ha justificado el ERE en que estiman que, "en el peor de los casos", este año "habrá una bajada de cadencia de 20.000 unidades".

Según las mismas fuentes, en lo relativo al plan de bajas incentivado, la empresa ha señalado que será voluntario y entre este año y principios de 2016 afectará a unos 110 empleados, donde se priorizará a aquellos que estén próximos a la jubilación y sufran algún tipo de patología que no sea motivo para la invalidez.

Asimismo, el Expediente de Regulación de Empleo temporal suspensivo será de un máximo de 10 días y se aplicará hasta principios de 2016 a unos 350 trabajadores --del sistema dos, el que monta monovolúmenes--, aquellos que hayan agotado los días de adecuación de jornada y que se encuentren en saldo negativo en su bolsa de horas --a partir de menos 21 días, inclusive--.

Ante todas estas cuestiones, los sindicatos, que han manifestado que falta alguna documentación en la memoria explicativa remitida por la empresa, han presentado varias propuestas, entre las que se incluyen aumentar las indemnizaciones, especificar los trabajadores que se verán afectados por estas medidas y concretar más los distintos puntos.

De esta forma, han señalado, la empresa ahora procederá a analizar los planteamientos de cada sindicato, tras lo que se ha comprometido a remitirles una nueva propuesta el próximo martes, un día antes de la siguiente reunión de la mesa negociadora. Con todo ello, pretenden el próximo día 6 de julio tener "el acuerdo final sobre la mesa".

PROPUESTAS

El portavoz de CC.OO., Pedro Comesaña, ha indicado a Europa Press que su sindicato ha presentado una batería de propuestas que consideran que "son necesarias" y ante las que creen que la empresa" tiene que reaccionar". "Entendemos que las va a estudiar y va a darnos respuesta positiva", ha confiado.

Entre los planteamientos sobre las bajas incentivadas, piden que se especifique que se tendrá en cuenta los trabajadores de mayor edad para acogerse a las mismas y que éstos reciban indemnizaciones que contemplen "como mínimo las establecidas en el ERE de Madrid que son mayores".

Además, que la empresa suscriba un convenio especial para los trabajadores que agoten la prestación por desempleo --cuando sea necesario-- y que los trabajadores afectados por el presente ERE y que hubieran sido incluidos en el acuerdo en materia de jubilación puedan acceder a ésta en los términos establecidos previamente.

Asimismo, para los que se vean afectados por el ERE proponen que haya una compensación económica para los días de parada, buscar fórmulas diferentes de compensación en los días establecidos como ERE, que se refleje que no se pueden utilizar simultáneamente mecanismo de flexibilidad a la alza y a la baja dentro de un mismo periodo y que se posibilite a los trabajadores que lo deseen utilizar en los días programados de ERE días de asuntos propios.

LA REALIDAD

Por su parte, Manuel Domínguez, de CIG, ha considerado que aunque no creen que esta sea "la mejor solución" si que tienen que afrontar que hay "la realidad" de un escenario productivo y de reestructuración de la actividad. En este contexto, ha comentado que aunque lo entienden, se tiene que "garantizar la estabilidad laboral y evitar mayores recortes sociolaborales o mayores días de inactividad".

En cuanto al ERE, la CIG ha pedido "no penalizar a un colectivo que ya está arrastrando una situación difícil", definir un escenario productivo anual que evite días de paro y medidas negativas, y que esta reestructuración de la capacidad productiva se aplique de forma proporcional para todos, no sólo para personal de mano obra directa.

También que haya una "compensación económica", que "ningún trabajador se vea afectado mientras tenga horas de adecuación y bolsa de horas por consumir", que los días de ERE se pongan junto a fines de semana, que no convivan días de ERE con sábados ni con días de prolongación de jornada y que se de a conocer el calendario laboral mensual de cada trabajador al menos 15 días antes.

Por otro lado, sobre el plan de bajas inciden en que hay que dar prioridad a los vinculados a la línea de producción, que se les mejore la indemnización, y que ningún trabajador afectado por un ERE y que se acoja a esta medida vea penalizada su cotización.

LA CUT NO HACE VALORACIÓN

Por su parte, el delegado sindical de la CUT, Juan García, ha remarcado que el sindicato no está entrando a valorar ni a negociar estas medidas porque no ven "justificación para el ERE". Así, ha indicado que solicitaron información a la empresa porque consideran que falta documentación pero en la reunión es este jueves la dirección evadió esta cuestión.

Así, aunque han reconocido que es necesario plantear mecanismos para dar salida a la gente mayor de 58 años, han criticado que tal y como están redactadas las propuestas de la empresa, estas son "ambiguas", "están abiertas a todo" y deja la última decisión "a criterio de la empresa", por lo que "al final pueden haber discriminaciones". "No lo vemos como una salida real, sino como un parche", ha rematado.

En esta línea, ha comentado que tiene que haber un plan de bajas, pero este "tiene que tener unos criterios más claros", con "indemnizaciones justas" y en el que los trabajadores no queden bajo la "arbitrariedad de la empresa".

Finalmente, ha incidido en que con estas bajas "se están destruyendo 110 puestos de trabajo en condiciones". Así, ha dicho que "está bien mirar por esa gente pero también hay que mirar por los que se quedan", acerca de lo que ha propuesto ofrecer los puestos vacantes a personal con contratos de cuatro horas".