Murcianos patentan un disco duro "blindado" que permite hacer copias de seguridad y transportar datos con más garantías

Imagen de uno de los discos duros patentados por 'SolidAge Drives'
'SOLIDAGE DRIVES'
Actualizado 07/11/2015 10:30:07 CET

El disco, cubierto por tres capas de silicona, como las cajas negras de los aviones y acero náutico, es como una "caja fuerte"

MURCIA, (EUROPA PRESS)

Dos jóvenes empresarios murcianos han patentado un disco duro "blindado" a fuego, líquidos, polvo, golpes y vibraciones gracias al recubrimiento de tres capas compuestas de silicona, acero náutico y un aislante similar al que utilizan las cajas negras de los aviones, cuya protección actúa como una "caja fuerte" y permite guardar copias de seguridad y transportar datos "con mayores garantías". Además, cuenta con sistema de encriptación AES para proteger el acceso a los datos en caso de robo o pérdida del dispositivo.

El resultado es un disco duro que cuenta con las mismas dimensiones que su equivalente tradicional, con un peso de unos 500 gramos y cuya instalación es "idéntica" al de otros dispositivos porque lleva conectores estándar, de tal manera que no requiere ser un experto y pueden ser manejados por cualquier aficionado a la informática.

Los creadores de este disco duro "blindado" son Fernando Gómez y Manuel Conesa, que han comercializado este producto bajo la marca 'SolidAge Drives' y, además de acumular clientes en España, su éxito es internacional, ya que acumulan pedidos y cuentan con distribuidores de Lationamérica y de toda Europa, así como de países como Turquía.

De momento, la empresa comercializa discos duros con distintas capacidades, de 250 gigas, 500 gigas y hasta de un terabyte, y los precios oscilan entre los 650 y los 1.500 euros, un precio "muy asequible dadas sus características tecnológicas". Las oficinas de la empresa se encuentran en Murcia, y el dispositivo se fabrica en el Parque Tecnológico de Fuente Álamo.

En declaraciones a Europa Press, Gómez recuerda que la idea surgió porque tanto él como Conesa, que trabajaban como consultores informáticos, observaban como muchos de sus clientes exponían sus copias de seguridad a riesgos de muy diversa índole, ocurriendo accidentes tan simples como el derrame de un vaso de agua sobre el disco duro de copia de seguridad.

Fue entonces cuando buscaron soluciones para proteger las unidades de memoria. Por aquél entonces solo se comercializaban unas fundas de silicona que no eran impermeables ni antigolpes, así como equipos militares que eran "carísimos", por lo que se plantearon la opción de "democratizar" estos dispositivos.

El "gran avance" de los creadores murcianos no ha sido únicamente blindar el disco duro, sino "hacer que ocupe las dimensiones estándar de los discos duros de tres y medio (3,5), que son las medidas estándar del 90 por ciento de los discos duros que se utilizan en todo el mundo, en Murcia, en Japón o en Estados Unidos".

En este sentido, remarca que los usuarios no tienen que cambiar de tornillería para sujetar el disco duro dentro de la torre o de un servidor, porque "es compatible con el 90 por ciento de los sistemas", remarca Gómez, quien emplaza a los interesados a consultar todos los productos de la empresa en la web 'http://www.solidagedrives.com'.

ADVIERTEN DEL RIESGO DE PERDER LA INFORMACIÓN

Gómez ha remarcado que existen dos tipos de empresas: "las que ya han perdido datos y aquellas que los van a perder debido a un error de hardware, un error humano, un virus, un siniestro o un sabotaje". Frente a ello, tiene claro que "el mejor modo de preservar el futuro de tu empresa pasa por proteger y controlar sus datos más valiosos".

A este respecto, recuerda que hay discos duros tradicionales, que contienen un mecanismo que gira de forma paralela y "son muy delicados". Tanto que se pueden destruir simplemente cayéndose de una mesa. En segundo lugar, se encuentran los discos duros SSD, que equipan los mejores portátiles y que "se pueden lanzar al suelo soportando el golpe y la vibración de por sí".

Pues bien, los dos creadores murcianos han ensamblado y protegido ese disco SSD con distintas capas "como si fuera una muñeca rusa". "Con los materiales lo más específicos y avanzados posibles, diseñamos una caja fuerte o caja negra para guardar los datos de una empresa", destaca Gómez.

La primera capa está formada por una silicona de electrónica que la protege del polvo, del agua, de la arena o de cualquier fibra textil, por ejemplo; mientras la segunda capa es un aislamiento que llevan las cajas negras de los aviones y que resiste 1.000 grados centígrados durante media hora; y la tercera capa es una carcasa de acero náutico de milímetro y medio de espesor, que es el mejor acero que hay.

Normalmente, Gómez explica que las empresas duplican su información en un servidor o empleando la 'nube', alojando los datos en la web y en servidores remotos. No obstante, advierte que alojar y salvar la información en la 'nube' tiene sus fallos, ya que expone los datos a pérdidas o a que se puedan 'hackear'.

Gómez pone el ejemplo de un despacho de abogados que realiza una copia de seguridad cada semana de sus datos, normalmente en una unidad externa como un disco duro. "Pues si al salir a la calle se tropiezan y la memoria cae al suelo, si es un disco duro normal se rompe y recuperar los datos es económicamente costoso y, en ocasiones, técnicamente imposible, pudiendo perder muchos de ellos", advierte.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies