Peces-Barba dice que aún hay "restos con nostalgias franquistas", que son quienes "no entienden" el proyecto de Rajoy

 

Peces-Barba dice que aún hay "restos con nostalgias franquistas", que son quienes "no entienden" el proyecto de Rajoy

Actualizado 16/06/2008 17:00:43 CET

Nace la Fundación Transición con el objetivo de defender los valores "del logro más importante" de la historia contemporánea española

MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente del Congreso Gregorio Peces-Barba advirtió hoy de que todavía quedan "restos" de personas con "nostalgias franquistas", un sector "que en un grupo minoritario no apoyó la Constitución" en 1978 y que más tarde "alentó en algunos de sus miembros el golpe de estado del 23-F". A su juicio, esos mismos son los que hoy "no entienden" el proyecto del presidente del PP, Mariano Rajoy.

Durante la presentación de la Fundación Transición, Peces-Barba destacó la capacidad del presidente-fundador del PP, Manuel Fraga, durante los años posteriores a la dictadura "para cohesionar a la derecha de UCD limpiando muchas cabezas de nostalgias franquistas". "Aunque sin acabar totalmente con este sector, que en un grupo minoritario no apoyó la Constitución y que más tarde alentó en algunos de sus miembros la trama civil de 23F --subrayó--. Algunos restos quedan aún en ese colectivo, son los que no entienden el proyecto de Rajoy".

En su intervención, el ex rector de la Universidad Carlos III de Madrid alabó el papel de UCD, "una bendición para la transición, que sin ella hubiera sido imposible", y defendió que no es exagerado afirmar que su "decadencia" fue "una desgracia". También calificó como "elemento fundamental" durante este periodo la labor del PSOE y de sus jóvenes dirigentes Felipe González y Alfonso Guerra.

Asimismo, reconoció que el Partido Comunista ayudó "mucho" al buen fin del pacto social y también reconoció el papel positivo de un nacionalismo moderado de sectores del PNV y de los nacionalistas catalanes. Sin embargo, criticó que la colaboración del PNV fue "parcial e interesada" y "montada sobre la gran mentira de que su estatuto de autonomía no dependía ni derivaba de la Constitución".

"Esas ensoñaciones siguen vivas y están encarnadas en el 'lehendakari' Ibarretxe y en sus sucesivos planes, hasta ahora nadie en ese partido ha sabido o podido plantarse y devolverle al sentido común y a la realidad --enfatizó--. Es quizás, junto con el terrorismo de ETA, el mayor obstáculo que en estos treinta años ha sufrido nuestro pacto social de la Transición".

PRETENSIONES DESMESURADAS DE LA IGLESIA.

En este contexto, destacó que al cabo de treinta años el pacto social "se mantiene vivo", aunque necesita "algunos retoques puntuales y evitar algunos peligros de excesos y de pretensiones exorbitantes". Según explicó, estos "retoques" son la sucesión a la Corona, las referencias a la Unión Europea, la reforma del Senado y la enumeración de todas las comunidades autónomas "y la derogación de todos los artículos que regulan el acceso a las autonomías, para significar que estamos ante un proceso cerrado".

Peces-Barba reclamó además que se "vigilen" las "pretensiones desmesuradas" de la jerarquía eclesiástica y defendió la necesidad de "establecer un acuerdo de los dos grandes partidos nacionales para regular, desde perspectivas constitucionales, un nuevo acuerdo con la Santa Sede y una profunda reforma de la Ley de libertad religiosa".

El que fue alto comisionado para las víctimas del terrorismo hizo este discurso durante la presentación de la Fundación Transición, constituida con el objetivo de fomentar el conocimiento histórico del proceso democratizador español y de conservar, divulgar y defender los valores y principios que hicieron posible lo que constituye "el logro colectivo más importante y exitoso de la historia contemporánea" de España.

Su presidente, José Luis Zavala, destacó la importancia del camino elegido por los dirigentes de la Transición, que "comprendieron que sólo en el entendimiento se podría construir un régimen democrático duradero", y celebró que desde entonces los dos grandes partidos nacionales "han practicado esa política de entendimiento". "Pero también hemos visto cómo un enfrentamiento en cuestiones fundamentales ha debilitado el entramado constitucional y el espíritu de convivencia", lamentó.

CALVO-SOTELO.

En el acto hubo un especial recuerdo para el ex presidente del Gobierno Leopoldo Calvo-Sotelo, fallecido el pasado mes, y para quien, según reclamó el presidente de la Fundación Transición, "ha llegado el momento de prestar más atención a su figura, su trayectoria y su obra política".

El hijo del ex jefe del Estado recordó que transición es "igual a consenso" y subrayó que el procedimiento para lograr un amplio respaldo es el de un acuerdo original entre los dos grandes partidos "al que luego podía agregarse otros". "No cabe alterar el orden de los factores, como a veces se ha pretendido, sin desnaturalizar la fórmula", advirtió.

Calvo-Sotelo destacó asimismo la "vocación de servicio" de los dirigentes políticos de la Transición y señaló que la generación actual "carece de la unidad de propósito y de la coherencia" que les caracterizaba. "Las clases dirigentes de hoy son más anchas y desarboladas, y su centro de gravedad se ha desplazados fuertemente hacia la sociedad civil --argumentó--. Ese desplazamiento era necesario, y la nueva fortaleza de la sociedad civil española es uno de los grandes éxitos de nuestro sistema político, pero la casa grande no puede quedar desatendida".

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies