Revilla dice también regala anchoas a Rajoy, pero no tantas veces como a Zapatero porque el presidente "es el que manda"

Actualizado 20/10/2008 17:56:52 CET

Dice que el Rey y el presidente del Gobierno tienen los mismos gustos gastronómicos

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, destacó hoy la coincidencia entre el Rey Don Juan Carlos y el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, en cuanto a gustos gastronómicos y quiso aclarar que también regala anchoas al líder del PP, Mariano Rajoy, aunque no tantas veces al año "porque Zapatero es el que manda".

En rueda de prensa tras mantener un encuentro con el jefe del Ejecutivo en la Moncloa para abordar proyectos de infraestructuras en Cantabria, Revilla indicó a preguntas de los periodistas que no sólo manda anchoas al presidente del Gobierno, sino también al líder de la oposición, aunque a este último una vez al año y a Zapatero varias "porque es el que manda".

No obstante, el presidente cántabro advirtió que este año será la última vez que traiga este producto cántabro a su reunión anual con el presidente del Gobierno debido a la situación del caladero, aunque tranquilizó recordando que "Cantabria es infinita en variedad gastronómica", en alusión al lema con el que se promociona la región.

Revilla trajo esta vez a Rodríguez Zapatero anchoas, sobaos y miel de Campoo que, según dijo, es "la mejor del mundo" conociendo de antemano que el presidente del Gobierno "desayuna siempre con miel". Y agregó: "Es curioso la coincidencia del Rey y Zapatero en los gustos, les encantan los quesos, los sobaos y las anchoas".

Asimismo señaló que el hecho de que parte de los productos que tradicionalmente ofrece a Zapatero en sus visitas a Madrid acaben siendo regalados a los taxistas "sube la puja para llevarle a La Moncloa" y en este sentido explicó que una agrupación de taxis se sorteó hoy tenerlo como cliente. Explicó que a las nueve de la mañana ya tenía un taxi esperándole en el hotel en el que se hospedaba.

Por último, aclaró que ir a La Moncloa en taxi "no es una pose" sino que se debe a que "le cuesta cambiar" de costumbre y aseguró que en los 15 años que lleva en política siempre ha utilizado el taxi para moverse por Madrid puesto que "son los que mejor conocen la ciudad" y además es "barato", teniendo en cuenta que él no va acompañado de "parafernalia y asesores con maletines".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies