Contador
Contenido gratuito en Internet
PORTALTIC

Los bloqueadores tienen mucho que decir

¿Peligra el contenido gratuito en Internet?

   MADRID, 21 Abr. (EDIZIONES/Portaltic) -

   Si te dijesen que mañana mismo va a dejar de existir el contenido gratuitos en Internet, ¿qué harías? ¿Renunciarías a visitar las páginas webs y plataformas que visitas a diario o te plantearías pagar por determinadas cosas? Algunos periódicos digitales ya cuentan con contenido de pago, y servicios como Netflix o HBO solo permiten acceder a sus plataformas a través de una suscripción. ¿Peligra el contenido gratuito en Internet? ¿Llegaremos a ser testigos de su desaparición?

El contenido de Internet, al igual que el de otros medios como la radio o la televisión, se sustenta gracias a la publicidad. Desde hace tiempo, navegadores como Safari o Chrome permiten bloquear publicidad o las dichosas ventanas emergentes gracias al uso de extensiones de software creadas por terceros, lo que “fastidia” bastante a las webs que viven de esto. Podríamos decir que los bloqueadores perjudican el modelo establecido, es decir, amenazan los ingresos por publicidad de muchos sitios.

Si los usuarios entendiésemos que el contenido en Internet no es realmente gratuito, sino que los sitios pueden ofrecernos información o entretenimiento sin cobrarnos gracias a sus ingresos por publicidad, entonces dejaríamos de bloquear los anuncios. En Internet todo tiene un valor, aunque no siempre necesariamente nos pidan realizar un pago.

Expertos en publicidad digital consideran que la culpa de que los usuarios nos lanzásemos como locos a usar bloqueadores como AdBlock, uBlock o AdGuard la tienen los propios sitios web, que no han sabido gestionar los anuncios. En muchas páginas web casi el 50 por ciento de la pantalla está llena de anuncios, y estos, como ya sabemos, no solo estorban, sino que hacen que las webs se carguen más despacio y, en el caso de los móviles, aumenten el consumo de datos y reduzcan la vida de la batería.

Los anuncios deberían atraer al usuario, no bombardearlo. Si las webs gestionasen estos anuncios de una forma más inteligente, haciendo que no invadan o interfieran en el contenido que interesa al usuario, quizás los consumidores no tomarían la decisión de bloquear la publicidad de las webs. No obstante, la realidad es la que es; los usuarios bloquean anuncios en masa. ¿Qué consecuencias puede traer esto? Una de ellas, la desaparición de contenido gratuito.

Según varios expertos en publicidad, el paso que puede darse es el de eliminar contenido gratuito para aquellos que usen bloqueadores de anuncios. Los anunciantes no son capaces de llegar a todo el público que quisieran porque muchos usuarios usan estas herramientas y, como decíamos más arriba, muchos sitios tienen que enfrentarse a la pérdida de ingresos. Una de las maneras que los anunciantes pueden tener para llegar al público es que las páginas web 'premien' a los que no usen bloqueadores. Contenido gratuito para los que acepten la publicidad, contenido de pago para los que recurran a los bloqueadores.

Pero, ¿cómo de asumible sería este planteamiento? Actualmente el contenido gratuito en Internet es el pan nuestro de cada día. La gente da por hecho que en la Web nos vamos a encontrar un 90 por ciento de contenido gratis, así que cambiar esta manera de pensar puede ser más que complicado. Hasta ahora el contenido de pago ha tenido éxito en publicaciones especializadas, pero ¿y si tuviéramos que pagar por acceder a cualquier cosa?

El director de tecnología de Hearst Magazines United Kingdom, editor de las revistas Cosmopolitan, Good Housekeeping o Esquire, Darren Goldsby, cree que el bloqueo de anuncios es “un cambio tan grande para nosotros como lo fue Internet cuando llegó. El bloqueo de anuncios es una amenaza y es probable que aumente el número de bloqueadores, pero eso significa que tenemos que trabajar más duro para proporcionar de una manera comercialmente exitosa el contenido que la gente quiere leer”, dice.

Muchos anunciantes podrían optar también por realizar más contenido patrocinado o publirreportajes, algo que los bloqueadores de anuncios no pueden detener, pero esto tendría como resultado una información menos independiente. En el caso de los medios de comunicación esta práctica puede llegar a ser peligrosa, ya que el consumidor podría no distinguir entre publicidad “encubierta” e información veraz. Los consumidores podrían ser influidos sin darse cuenta.

En cambio, si los consumidores toman conciencia de que podrían tener que pagar para disfrutar de una experiencia sin publicidad -como ya ocurre en Spotify, por ejemplo- entonces podría reducirse el uso de bloqueadores.

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)
Cargando el vídeo....
FB Twitter
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies