La compra de 'followers' en las redes sociales: Cómo funciona y qué famosos han recurrido a ello

Actualizado 27/12/2016 9:04:20 CET

   MADRID, 27 Dic. (EDIZIONES/Portaltic) -

   Empresas, políticos, famosos, y, en general, usuarios que buscan mejorar su imagen o difundir 'publicidad'. ¿Qué motivo se esconde detrás de la compra de 'followers' o seguidores en las redes sociales? ¿Cómo funciona esta compra y venta? ¿Cuánto cuesta un paquete de 1.000 'followers'? ¿Estamos ante seguidores reales o falsos?

La compra de usuarios en redes sociales está a la orden del día. Para la mayoría de expertos en reputación online se trata de una moda que resta credibilidad para los que recurren a ella, porque en el fondo se está simulando una popularidad que no se tiene, y aconsejan calidad frente a cantidad. Esta moda está creciendo sobre todo entre celebridades, políticos y emprendedores.

   Según varios estudios, como el de los investigadores sobre seguridad en Internet Andrea Stroppa y Carlo De Micheli, recogido por el diario The New York Times, hay más de 20 millones de cuentas falsas en Twitter. Según la red social estas suponen un 8,5 por ciento del total (23 millones de cuentas).

Su lucha contra las cuentas inactivas es continua, no obstante cada vez hay más sitios que se dedican a vender seguidores falsos porque han visto en esto un negocio lucrativo. Entre los más conocidos están webs como Compra-seguidores.com, InterTwitter, SeoClerks FanMeNow, Fiverr, Subeposiciones.com y Social Presence.

¿QUE LLEVA A LA COMPRA DE SEGUIDORES?

   “Comprar seguidores de Twitter te permitirá aumentar el engagement social de tu marca, cuenta o producto, ya que, inevitablemente, una cuenta con miles de seguidores, atrae a otros muchos de forma automática”. Así venden la compra de seguidores una de tantas webs que se dedican a este negocio. Bajo el gancho de que cuantos mas seguidores tengas, mayor interés generas, estas páginas se “aprovechan” de usuarios que quieren ver como su número de 'followers' sube.

Un número, en realidad, que esconde más ficción que realidad, porque si los seguidores son simplemente cuentas que no tienen detrás a nadie que luego vaya a realizar algún tipo de interacción, los seguidores, podríamos decir, tendrán muy poco valor para el usuario.

Varios estudios sugieren que tener simplemente un gran número de seguidores no significa que uno vaya a tener un perfil influyente en Twitter, por lo tanto, pagar por tener seguidores es, al fin y al cabo, una pérdida de tiempo y de dinero.

¿CUÁNTO CUESTA UN PACK DE 1.000 'FOLLOWERS'?

   En el mercado actual existen muchos sitios webs que venden seguidores y cada una suele tener su precio. Nunca suele ser demasiado elevado porque lo que buscan es precisamente enganchar a los usuarios. Por eso siempre suelen tener algún pack accesible para la mayoría de usuarios medios.

   En la página mencionada arriba compra-seguidores.com, por ejemplo, comprar 1.000 seguidores para Twitter nos sale a diez euros. Si queremos 2.000, entonces tendremos que pagar 17 euros, y si queremos una subida desproporcionada, como pueden ser 150.000 seguidores, entonces ya estamos hablando de los 1.000 euros. Sí, 1.000 euros por tener 'followers' en una red social.

   Esta web afirma que los seguidores que nos consigue son 'mundiales' (hombre o mujer árabe o de Europa del Este), que los tendremos en menos de 48 horas laborables, y que son 'usuarios reales'. Ojo, “usuarios reales” que en menos de un mes dejarán de seguir nuestro perfil porque al ser reales tiene la capacidad para dejar de seguir a quien no le interesa.

   Otras webs como Feverr lo ponen incluso más fácil todavía: venden 1.000 seguidores por 5 dólares, y FanMeNow ofrece la misma cantidad por 10 dólares. Para obtener 1 millón de seguidores el precio suble a los 1.350 dólares.

   Empresas de este tipo también ofrecen venta de 'retuits', 'trendig topics', verificación de cuentas, venta de 'likes', visitas en YouTube, suscriptores en YouTube, etc. La herramienta de búsqueda de Google AdWords revela que, de media, más de 40.000 búsquedas al mes usan la palabra clave 'comprar seguidores de Twitter'.

   Dependiendo de los sitios, como decíamos, los precios varían, del mismo modo que lo hace la oferta y las condiciones. Muchas sitios webs trabajan con cuentas falsas, 'bots' como también se les conoce. Cualquier persona puede comprar seguidores. Los precios son demasiado tentadores, pero la decisión no es, quizás, la más acertada.

   ¿CÓMO SE REALIZA LA COMPRA?

   Realizar la compra de seguidores es muy sencillo. Cualquiera puede hacerlo. Simplemente tienes que entrar en una de las múltiples webs que ofertan este tipo de servicio, elegir el pack que mejor te convenga y rellenar un formulario con tu información personal para que se haga efectiva.

   Habitualmente estos sitios suelen pedir los datos del usuario (nombre y apellidos), dirección de correo electrónico, el nombre de usuario de la red social para la que hayas decidido comprar seguidores (Twitter, Facebook, YouTube o Instagram) y tu cuenta bancaria. Una vez realizado el pago tendrás que esperar un tiempo estimado para recibir el pedido, es decir, para ver el número de seguidores comparados añadidos a tu cuenta.

¿MERECE LA PENA?

   Por muchos seguidores que uno tenga si estos son falsos y no generan conversación entonces no servirán para nada. Una cuenta y un usuario será influyente en la medida en la que sea capaz de generar reacción entre sus seguidores, interacción y conversación. Es la única manera posible en la que uno puede ser útil y llegar a más gente.

Si un usuario compra seguidores falsos, o incluso seguidores reales pero a los que no les interesa para nada lo que uno cuenta, entonces es una pérdida de tiempo y dinero. Simplemente tendrás una enorme cantidad de 'spam' en tu cuenta de Twitter o Facebook pero no tendrás gente interesada en lo que dices y compartes, gente comprometida.

¿Merece la pena comprar seguidores? Para algunos sí y para algunos no. A algunos les gustará ver solo un número -alto, claro está- en sus redes sociales; otros preferirán tener la cuenta más vacía pero saber qué tipo de seguidores tienen e interactuar con ellos.

   ¿CÓMO SABER SI SE HAN COMPRADO SEGUIDORES?

La compra de seguidores es como el maquillaje, da igual que te esfuerces, siempre se va a notar que lo llevas. Si os estabais preguntando si se nota o si los demás pueden reconocer que alguien ha comprado seguidores, la respuesta es sí. La compra de seguidores en Twitter se evidencia a través de estadísticas diarias.

   Un crecimiento súbito e inexplicable en la cantidad de seguidores de una cuenta suele ser indicador de compra. En el caso de Facebook, por ejemplo, se puede saber cuándo una página ha comprado fans cuando tiene 50.000 seguidores pero solo 10 ‘me gusta’ en sus publicaciones. Aún así también existen servicios como Twitter Counter y Fakers que pueden escanear una cuenta y conocer la cantidad de seguidores inactivos y falsos que tienen los perfiles.

   FAMOSOS QUE HAN RECURRIDO A ELLO

   Quién se vio destapado por estas 'crueles' estadísticas fue el político Mitt Romney durante su candidatura presidencial en 2012. En 24 horas su cuenta de Twitter (@mittromney) recibió inexplicablemente más de 100.000 seguidores nuevos, una cantidad muy alta, considerando su promedio diario. La noticia tuvo gran repercusión mediática.

   En 2014 fue el propio Mariano Rajoy el que se vio envuelto en una polémica sobre la compra de seguidores. Su cuenta de Twitter subió en 60.000 seguidores y al parecer todos los usuarios eran de origen árabe y tenían apenas una decena de tuits. El equipo que gestionaba la cuenta del presidente se apresuró a eliminar los nuevos 'followers' tan pronto se conoció la noticia y lo achacó todo a una 'campaña extraña' orquestada no por ellos, claro está.

   No obstante, no solo los políticos optan por la compra de seguidores para aumentar su visibilidad en redes sociales. También futbolistas, actores, modelos, cantantes, etc. Eso sí, nadie quiere admitirlo. No obstante, aplicaciones como Fake Follower Check, de la compañía de gestión de redes sociales Status People, sí pueden delatar a estos personajes que tienen en sus perfiles gran cantidad de usuarios falsos e inactivos. Es el caso de perfiles como el de la modelo Kendall Jenner, por ejemplo, vemos, al introducir su usuario de Twitter, que tiene solo un 32 por ciento de usuarios reales.

   Algo parecido pasa con los perfiles de Alejandro Sanz, Shakira, David Bisbal, Kim Kardashian o Gerard Piqué, por citar algunos.

   En 2014 gran cantidad de famosos que compraron seguidores en Instagram vieron cómo sus cuentas bajaron de un plumazo y en cuestión de horas en número de seguidores, porque la compañía llevó a cabo un cierre masivo de cuentas inactivas.

   Con esta medida famosos como Justin Bieber, Shakira, Kim Kardashian, Taylor Swift, Miley Cyrus, Neymar Jr, Jennifer López, Cristiano Ronaldo, Nike, Katy Perry, Selena Gomez, Ariana Grande o Beyoncé, perdieron millones de seguidores. En algunos casos la pérdida superó el 14 por ciento del total de las personas que los estaban siguiendo.