El 'efecto parabrisas' o como los plaguicidas están acabando con insectos, grillos y saltamontes

Saltamontes
EUROPA PRESS
Publicado 20/10/2017 12:21:58CET

   MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El desmesurado uso de plaguicidas, herbicidas y fertilizantes está terminando con las poblaciones de grillos, saltamontes e insectos en general, que a su vez, son claves para la alimentación de las aves, según informa SEO/BirdLife y uno de los ejemplos con que se puede observar en el día a día este declive, es el hecho de que ya no es necesario limpiar el parabrisas después de conducir una hora o dos, como hace años.

Así, la ONG expone que un estudio realizado por investigadores de los Países Bajos, Reino Unido y Alemania confirma la disminución de la población de insectos en el noroeste de Alemania y en otros países europeos.

   En concreto, el trabajo que publica la revista Plos One, indica que más del 75 por ciento de la biomasa de insectos voladores ha disminuido en los últimos 27 años en 63 áreas protegidas en Alemania y como causas principales de este declive apuntan al uso de estos productos que se emplean en la agricultura intensiva.

   La ONG alertó recientemente también sobre la pérdida progresiva de grillos y saltamontes en el campo en España y de las posibles consecuencias que esto tiene para la avifauna. Además, la investigación estima una disminución estacional del 76 por ciento y una disminución del 82 por ciento a mediados del verano en la biomasa de insectos voladores durante los 27 años de estudio que se inició en 1990.

   Para el presidente de NABU, socio de BIRDLIFE en Alemania Olaf Tschimpke, este es un tipo de desarrollo "altamente dramático y amenazante". "Solo el hecho de que todos los lugares de estudio estaban aislados dentro de reservas naturales, donde más del 90 por ciento del área circundante se usa para la agricultura convencional, sugiere que la agricultura tiene un impacto negativo en la población de insectos", ha señalado.

   Por ello, pide al nuevo gobierno alemán que abogue por una reforma profunda de la Política Agraria Común (PAC) de la UE y que se centre en la investigación y la protección de la biodiversidad. NABU insta a la creación de un centro alemán para el seguimiento de la biodiversidad dirigido por institutos científicos, así como al rápido establecimiento de un programa de seguimiento de insectos en todo el país.

   Asimismo, el presidente de NABU en Renania del Norte-Westfalia, Josef Tumbrinck, asegura que la situación es similar en toda Alemania e incluso en otros países europeos. "Hubo un tiempo en que teníamos que limpiar los insectos del parabrisas después de conducir durante una o dos horas, y los insectos revoloteaban en masa entorno a los alumbrados urbanos. Este no es el caso hoy en día", ha manifestado.

   En esta línea, estudios a largo plazo en diferentes países indican que el fenómeno no es exclusivo de Alemania e incluso la UE ha confirmado oficialmente una disminución en la población de aves, que dependen de los insectos como fuente básica de alimentación. Para BirdLife es probable que gran parte de esta situación venga ocasionada como resultado de la disminución de insectos.

   Por su parte, el profesor de la Universidad de Sussex y coautor del estudio Dave Goulson ha advertido de que los insectos constituyen alrededor de dos tercios de toda la vida en la Tierra.

   "Parece que estamos haciendo grandes extensiones de tierra inhóspitas para la mayoría de las formas de vida y actualmente están en camino hacia el 'armageddon ecológico'. Si seguimos con la trayectoria actual, nuestros nietos heredarán un mundo profundamente empobrecido", ha alertado.

   Recientemente, SEO/BirdLife también alertó de la pérdida de grillos y saltamontes en España y añade que la situación de los insectos "no es menos preocupante". Para el coordinador del área de ciencia ciudadana de SEO/BirdLife, Juan Carlos del Moral, la intensificación del uso de las tierras agrícolas y el "desmesurado" uso de plaguicidas, herbicidas y fertilizantes está acabando "a pasos agigantados" con los insectos de nuestros campos y por lo tanto con una de las "principales fuentes" de alimentación de algunas aves y reptiles.

   "Este hecho hace que la mejora del estado de conservación de los insectos, así como la prevención de futuros descensos en Europa de algunas especies, requiera esfuerzos y compromisos cada vez mayores por parte de la Unión Europea y de sus Estados miembros", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies