Mohammed VI defiende que la COP22 es la "verdadera prueba" del Acuerdo de París

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Mohammed VI defiende que la COP22 es la "verdadera prueba" del Acuerdo de París

Mohammed VI inaugura el tramo de alto nivel en la COP22 en Marrakech (Marruecos)
COP22/UNFCCC
Publicado 15/11/2016 17:17:46CET

   MADRID, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El Rey Mohammed VI ha defendido que la XXII Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático que se celebra hasta el viernes en Marrakech (Marruecos) es "la verdadera prueba de la eficiencia" y un "decisivo viraje" de los compromisos contraídos en diciembre de 2015 en el Acuerdo de París.

   Durante el acto de inauguración del tramo de negociación de alto nivel, el monarca del reino alauí ha conminado a las partes a alcanzar decisiones que contribuyan a salvar el futuro de la vida sobre la tierra, mediante iniciativas concretas y medidas prácticas capaces de proteger los derechos de las generaciones venideras.

   Tras dar la bienvenida a los jefes de Estado y de Gobierno a la "tierra del diálogo y la convivencia" ha defendido el "aferramiento" de Marruecos al marco multilateral en el planteamiento de los retos internacionales. De hecho, ha recordado que es la segunda ocasión en que la nación acoge una Cumbre del Clima de la ONU, tras la cita de 2001.

   Esto, según ha subrayado es una prueba del "enorme interés" del país en las cuestiones de medio ambiente y el clima, que le han llevado a ser uno de los primeros estados en materializar "una conciencia mundial" sobre el cambio climático, algo que el monarca ha recordado que inició siendo príncipe heredero en la Cumbre de la Tierra de Río (Brasil) en 1992.

   En este contexto, ha señalado que la COP22 representa un "decisivo viraje" en el proceso de aplicación del "histórico" Acuerdo del Clima de París, en el que en su opinión, la humanidad tiene depositadas "amplias esperanzas en las decisiones que va a tomar".

   Mohammed VI ha alentado a esperar "algo más que un mero anuncio de compromisos y principios para acabar con el calentamiento global y aliviar sus efectos".

   En este sentido, ha reclamado que se alcancen decisiones para salvar el futuro de la vida sobre la tierra, mediante iniciativas concretas y medidas prácticas capaces de proteger los derechos de las generaciones venideras.

   Del mismo modo, ha insistido en que la Conferencia debe incitar a dar prioridad al tratamiento de las consecuencias negativas del cambio climático, que se incrementa en los países del Sur y en los Estados insulares.

   El monarca ha dicho que en los últimos 15 años se han multiplicado la conciencia de la importancia de la defensa del medio ambiente pero se cuestiona si a pesar de ello la población está en el buen camino y si "ese destino común conoce la coordinación y cooperación entre todos".

   Si bien, ha admitido las diferencias normales entre las prioridades e intereses de los países desarrollados y los que están en desarrollo, ha advertido de que las decisiones "tomadas e impuestas" contra el cambio climático "no siempre se encuentran al alcance de todos" y, por ello, es preciso unificar la educación sobre cuestiones medioambientales" y concienciar hacia su papel decisivo para asegurar el futuro de la humanidad.

   Así, ha prometido que durante el mandato de Marruecos en la COP dedicará sus esfuerzos y los recursos financieros disponibles a promover esta "difícil y noble tarea".

COMBATIR EL CAMBIO CLIMÁTICO: "NECESIDAD MORAL Y DEBER HUMANO"

   "El compromiso para afrontar la problemática del cambio climático, a través de la aplicación del Acuerdo de París, viene a reflejar nuestra voluntad común de reforzar la solidaridad intergeneracional. Esta participación es una necesidad moral y un deber humano, que ha de estribarse en la convicción en el inexorable destino común y la sincera solidaridad entre el Norte y el Sur, con el fin de preservar la dignidad humana", ha apostillado el Rey alauí en su discurso.

   En definitiva, cree que la Cumbre de Marrakech es "una conferencia para la verdad y la transparencia" y para "asumir la responsabilidad" ante Dios y ante la Historia y ante los pueblos".

   De lo contrario, ha cuestionado el sentido de las Conferencias y acuerdos si se deja a los más vulnerables ante un "destino repleto de peligros", como las islas amenazadas de desaparición, los campos expuestos a la desertificación en África, Asia o América Latina.

RESPONSABILIDAD Y TRABAJO "CODO CON CODO"

   A su juicio, la problemática del medio ambiente es "de tal gravedad" que debe ser tratada con total seriedad y responsabilidad en la ha interpelado a trabajar "codo con codo" por la propia existencia del ser humano.

   En ese sentido, considera que no se debe obligar a los Estados a aceptar decisiones que no puedan asumir no porque las rechacen sino por carecer de los medios necesarios para ponerlas en práctica. Igualmente, ha advertido del coste de permanecer "a la expectativa" y la "negligencia" en la lucha contra el cambio climático porque tendrán "graves repercusiones que amenazarán la seguridad y estabilidad" y ampliarán los focos de tensión y crisis en el mundo.

   En concreto, ha invitado a las partes por "responsabilidad histórica" a ofrecer a los países del sur apoyo financiero y técnico urgente para reforzar sus capacidades de adaptación; cumplir el compromiso de movilizar 100.000 millones de dólares anuales en 2020; implicar a todas las partes en la transferencia de tecnología y, por último a contribuir por parte de los actores no gubernamentales, tales como las empresas, entidades territoriales y organizaciones de la sociedad civil en la inyección de "fuerte impulso" a las iniciativas de la acción global por el clima.

   El monarca ha concluido que el Acuerdo de París "no es una finalidad en sí" y que los resultados de la COP serán una "verdadera prueba de la eficiencia de los compromisos contraídos y la credibilidad de las partes que la anunciaron".

   "Ya es hora para corregir la situación actual. Para ello, no cabe más alternativa que la de obrar por recuperar el tiempo perdido, en el marco de una movilización continua y global y una armonía positiva, a favor de una vida compartida, digna y sostenible para las generaciones que se van a suceder", ha concluido.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies