Actualizado 16/06/2007 16:27 CET

Almería.- 27-M.- IU pedirá a la Fiscalía que investigue de oficio presuntos censos "inflados" en 14 municipios

ALMERÍA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

La coordinadora provincial de IULV-CA en Almería, Rosalía Martín, anunció hoy que remitirá a la Fiscalía de Almería la información relativa a presuntos censos "inflados" en 14 municipios de la provincia de Almería para que los investigue de oficio si lo considera oportuno.

En declaraciones a Europa Press, Martín recordó que su partido ha pedido una comparecencia en el Congreso por parte de la dirección del Instituto Nacional de Estadística (INE), pero que, mientras se produce, ha decidido emprender en Almería la vía judicial "al igual que se ha hecho en otras provincias".

En concreto, y en base al acuerdo alcanzado por el Consejo provincial de IULV-CA, la formación denunciará los casos de Terque y Somontín, donde los alcaldes no han enviado los informes explicativos solicitados por el INE para justificar el empadronamiento de los nuevos censados que, según los inspectores del órgano, no residen en el lugar que acreditaron.

Asimismo, Martín consideró que puede haber "un claro intento de fraude electoral" en los municipios de Benitagla, Paterna del Río, Enix, Lucainena de las Torres, Las Tres Villas, Ohanes, Fondón, Felix, Rágol, Bayárcal, Turrillas y Alsodux.

IU argumentó que en estos casos "o no ha habido voluntad de los alcaldes de explicar la situación" o se han detectado "claras irregularidades" como el empadronamiento de varias personas en "cortijos abandonados".

INVESTIGACIÓN DEL INE

El pasado mes de abril IU presentó una reclamación oficial ante el INE en Almería por presuntos fraudes en los censos de 24 municipios al observar un aumento superior al cinco por ciento entre septiembre de 2006 y enero de 2007, aunque la inspección concluyó en 23 porque Estadística no vio indicios de irregularidad en el municipio de Bacares.

Tras realizar un trabajo de campo, los técnicos del INE concluyeron la investigación a mediados de mayo, constatando que, en muchos casos, los nuevos empadronados no vivían en el domicilio que figuraba en su empadronamiento.