Publicado 17/02/2021 11:42CET

Endesa invierte 300.000 euros en cuadruplicar potencia eléctrica en zonas de Almería donde el 60% del consumo es ilegal

Cableado intervenido en la última intervención en El Puche
Cableado intervenido en la última intervención en El Puche - ENDESA

ALMERÍA, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

Endesa ha invertido 300.000 euros en actuaciones de refuerzo de infraestructuras eléctricas hasta cuadruplicar la potencia instalada en los barrios de Almería donde, de media, el 60 por ciento de la energía la consumen suministros sin contratos en vigor.

En total, los técnicos han conectado tres nuevos centros de transformación en Quemadero, Pescadería y El Puche y siguen trabajando en el desarrollo de un plan de actuación para hacer frente a la problemática que generan los enganches ilegales en estos barrios y que se está extendiendo a otras zonas de la ciudad.

El plan de actuación que está estudiando, la compañía prevé un refuerzo mayor de las redes de baja tensión, digitalizándolas y dotándolas de la última tecnología con el fin de intentar evitar los enganches ilegales a estas redes que no solo afectan al suministro de los clientes con contratos en vigor, sino que sobre todo representa un peligro para la seguridad de las personas que viven en estos entornos.

Los nuevos centros de transformación instalados cuentan con una capacidad de 2.000 KVA cada uno de ellos por lo que, junto a la ampliación de capacidad de otro centro de transformación de 1.000 a 2.000 KVA en el Barrio de Cerro San Cristóbal, la potencia en estos barrios afectados por la sobrecarga de las redes derivada de los enganches ilegales se cuadriplica.

A estas medidas se une la renovación de cableado de media y baja tensión, tendiendo más de 12.000 metros de cableado por los barrios de Pescadería, Quemadero, Piedras Redondas, Almendros, El Puche y Cerro San Cristóbal.

A pesar de estos esfuerzos los problemas se siguen agravándose en zonas como El Puche, donde un mismo centro de transformación recién renovado ha salido ardiendo hasta en dos ocasiones debido a la sobrecarga de la red que provocan los enganches ilegales en esta zona concreta donde el 77 por ciento de los suministros carecen de contrato, llegando incluso en algunas zonas al 90 por ciento de suministros con fraude, según ha indicado Endesa en un comunicado.

En el caso de Pescadería únicamente el 20 por ciento de los suministros tiene contrato en vigor y llega a haber calles con solo 7 contratos de suministro, con una incidencia de fraude que supera el 90 por ciento en algunos casos.

En la zona de Los Almendros, el fraude registrado en el centro de transformación que abastece a esta zona alcanza el 63 por ciento y en Quemadero, con un 50 por ciento de fraude, se han realizado numerosas intervenciones con las fuerzas del orden en las que se han detectado varios bloques donde los sótanos estaban destinados al cultivo de marihuana.

Endesa ha indicado, asimismo, que se colabora de forma estrecha con las fuerzas del orden con el fin de atajar esta problemática. En 2020, solo en El Puche, se llevaron a cabo el 34 por ciento de los expedientes por fraude de toda la provincia de Almería, llegándose a detectar bloques enteros de viviendas sin un solo contrato en vigor.

En concreto, en una intervención policial se detectaron 18 bloques de viviendas en los que 13 de ellos carecían de contrato, tres tenían un solo contrato, y de los dos restantes sólo tenían contrato en vigor la mitad de los vecinos.

SEGURIDAD DE LAS PERSONAS Y DE LAS INSTALACIONES

Todas las medidas llevadas a cabo por Endesa tienen como objetivo hacer frente a la saturación de las redes que provocan los enganches ilegales en estas zonas de la capital almeriense, una realidad que supone sobre todo un problema para la seguridad de las personas que viven en estos entornos ya que las instalaciones eléctricas al quedar desprotegidas tras una manipulación pueden sufrir daños como incendios.

Las instalaciones manipuladas no disponen de los preceptivos elementos de protección, tal y como está recogido en el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión aprobado por Real Decreto 842/2002, del 2 de agosto, para preservar la seguridad de las personas y los bienes.

Estos enganches irregulares a la red se realizan con materiales no adecuados y sin cumplir las normas de seguridad, generando un enorme peligro para la persona que comete el fraude y para todos sus vecinos, al carecer de protecciones frente a cortocircuitos, electrocuciones o incendios, que se podrían expandir más allá de las viviendas particulares a los bloques de pisos, generando un riesgo real de lesiones graves o incluso de muerte.

Estas viviendas con conexiones irregulares a la red eléctrica carecen de los sistemas de protección básicos: el de la vivienda (cuadro eléctrico), el del cuarto de contadores que protege al portal y el de la caja general de protecciones que salvaguarda al bloque de pisos.

En esta situación la única protección que actúa para evitar un incendio es la del centro de transformación de Endesa.

REGULARIZACIÓN DE LAS INSTALACIONES Y BONO SOCIAL

Por todo ello, es fundamental la coordinación entre las diferentes instituciones para regularizar y adecuar los suministros que carecen de contrato y las instalaciones inseguras, y poder así empezar a aplicar las ayudas establecidas por el Estado a través del Bono Social para que las familias con pocos recursos económicos puedan beneficiarse de ellas.

En algunos casos estas ayudas pueden suponer la exención de hasta el 100% del abono de la factura eléctrica.

Asimismo, sería necesario acompañar esta acción de regularización de suministros con formación en eficiencia energética que ayuden a los vecinos de la zona a hacer un consumo responsable.

Precisamente para revertir esta situación, Endesa ya está trabajando con la Subdelegación de Gobierno, el Ayuntamiento y con AVRA (Agencia de la Vivienda y Rehabilitación de Andalucía) para llevar a cabo la regularización de los suministros ilícitos que provocan la saturación de las redes eléctricas afectando a todos los vecinos y generando un problema para la seguridad de las personas que viven en estos entornos.

COLABORACIÓN PÚBLICO-PRIVADA PARA DETECCIÓN DEL FRAUDE

Endesa sigue trabajando con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para llevar a cabo de forma conjunta acciones para detectar el fraude eléctrico, principalmente derivado de las plantaciones de marihuana.

En 2020 se incautaron 91 plantaciones de marihuana en los barrios de Pescadería, El Puche, Quemadero, Los Almendros y Cerro San Cristóbal, mientras que se llevaron a cabo 27 intervenciones contra el fraude masivo en estos barrios de la capital, efectuando 1.306 cortes de suministro por enganches ilegales, el 34 por ciento de los cuales fue en El Puche.

Estas actuaciones se llevan a cabo de la mano de Policía Nacional, con el fin de preservar la seguridad de los técnicos de Endesa que tienen que desempeñar su trabajo con el rostro cubierto y protegidos por las fuerzas del orden.

Estas actuaciones supusieron un coste de 624.480 euros, sin contar las actuaciones que se realizan con las fuerzas de seguridad en registros de marihuana.

En lo que llevamos de año se han realizado 10 actuaciones en la provincia de Almería, destacando 4 en Almería capital, con el resultado de 281 cortes de suministro con fraude y 29 plantaciones de marihuana en la provincia.

La última actuación se llevó a cabo el pasado 12 de febrero, con 173 cortes de suministro por fraude detectado en cuatro calles de El Puche. La actuación conjunta con las fuerzas de seguridad sacó a la luz fraudes ocultos incluso en las fachadas de las viviendas.

Para leer más