A juicio en Almería por intentar fugarse del juicio que lo condenó por asesinar a su pareja

Juzgados de Almería
EUROPA PRESS - Archivo
Actualizado 05/11/2018 7:54:47 CET

ALMERÍA, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal número 4 de Almería acoge este lunes el juicio contra Dosanu P., el hombre que fue condenado a 27 años y seis meses de prisión por apuñalar con enseñamiento a su pareja sentimental en su vivienda de El Quemadero de Almería, mutilar su cadáver y huir en vehículos robados tras retener contra su voluntad a sus ocupantes hasta Valencia, por haber intentado escaparse durante la celebración de la vista.

El acusado enfrenta un nuevo juicio con el que podría sumar otros dos años de cárcel por el intento de fuga que protagonizó en febrero de 2017, cuando en su traslado en la Audiencia Provincial de Almería hirió a varios agentes de Policía cuando conducido desde los calabozos a la sala de vistas, según la acusación de la Fiscalía.

En concreto, el Ministerio Fiscal solicita para acusado dos años y un mes de prisión por los delitos de quebrantamiento de custodia en grado de tentativa en concurso medial con un delito de atentado contra agentes de la autoridad, y a su vez este en concurso con un delito de lesiones y otros dos de lesiones leves por los que interesa una multa de dos meses a razón de seis euros diarios.

El hombre, que mató a su pareja sentimental en junio de 2014 y trató por diversos medios de llegar a su país de origen en la huida, trató de escapar de la escolta policial que lo conducía a la sala de vistas el último día en el que se celebraba el juicio, en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial.

De acuerdo con el escrito provisional del fiscal, el acusado se encontraba en los calabozos de la Audiencia cuando un agente acudió a abrirle la puerta para trasladarlo a la sala, momento que aprovechó el detenido para dar "un fuerte empujón" a la puerta, que "impactó sobre el agente".

Asimismo, el procesado habría propinado "diversos puñetazos" al policía, en cuya ayuda acudieron otros dos agentes que también fueron golpeados. El acusado consiguió zafarse de los agentes, a uno de los cuales luxó un dedo, para dirigirse a la salida trasera del Palacio de Justicia, aunque finalmente los policías lograron reducirlo.

Dos de los agentes sufrieron diferentes lesiones que los mantuvo impedidos una semana para sus tareas habituales, si bien el tercero, el más afectado, tardó tres semanas en recuperarse de las heridas derivadas de las lesiones en ambas manos y en el ojo izquierdo, principalmente.

El reo, quien durante los días del juicio confesó haber asestado repetidas puñaladas a su mujer, cuenta con un amplio historial delictivo con causas pendientes y condenas por otros delitos de robo y atentado contra la autoridad.

Cabe recordar que en la primera sesión del juicio, sus peticiones fueron advertidas como sospechosas por los agentes que lo custodiaban, ya que llegó a solicitar al tribunal un papel y un bolígrafo que, finalmente, no le fue concedido después de que uno de los policías recomendara al presidente de la sala no acceder a sus deseos por cuestiones de seguridad.