Publicado 08/09/2015 05:59

Níjar lleva a pleno este martes innovaciones en el PGOU para articular un sistema de acceso a las playas

NÍJAR (ALMERÍA), 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

La corporación local de Níjar (Almería) somete este martes al pleno varias innovaciones urbanísticas al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) del municipio con el objetivo de articular un sistema general de acceso a las playas del parque natural de Cabo de Gata, municipalizando el servicio de aparcamiento y transporte que, por el momento, funciona en época estival en las playas de Poniente de Mónsul y Genoveses.

La iniciativa, promovida por el equipo de gobierno en coalición de PSOE e IULV-CA, persigue revertir el actual sistema para que, mediante equipamiento público, se puedan gestionar los servicios de manera directa y regular, así como aspectos como la vigilancia de aparcamientos y los servicios sanitarios "mejorando la conservación" de este espacio protegido y "beneficiando" al municipio.

Así lo ha trasladado desde la Concejalía de Urbanismo y Turismo su titular, Alexis Pineda (IU), quien señaló que el "principal escollo" consiste en "hacerse con una zona que pueda servir de aparcamiento" para los vehículos de usuarios que acuden a la playa de los Genoveses, "puesto que actualmente el área reservada para ello es propiedad del grupo Playas y Cortijos, lo que hace que sea la única empresa con la que la Junta puede contratar el servicio de explotación de aparcamientos cada temporada".

Desde hace varios años, y con el fin de frenar la presión por tráfico que asume el parque natural durante la época estival, la Junta restringe el paso a las playas y calas de Genoveses, Mónsul, Media Luna, Carbón y El Barronal a unos 500 vehículos que, para acceder, deben abonar un precio de cinco euros. También se puede acceder mediante autobús por un precio de dos euros, que incluye ida y vuelta.

Pineda apuntó que el Ayuntamiento abrió un expediente de investigación para comprobar la titularidad del camino que lleva a estas playas, de forma que se comprobó mediante catastro que era de uso público. "El problema es el sitio de aparcamiento", dijo el concejal, quien pese a todo, apuntó "la posibilidad de conseguir hacerse con un terreno rústico por un precio no muy elevado a tasar por justiprecio".

"El Ayuntamiento puede ir a un precio público y cubrir otros servicios que se están demandando actualmente", añadió para subrayar que resulta "injusto" que se cobre por acudir a unas playas del municipio y a otras no, lo que produce que determinadas zonas exentas de precio queden "embotelladas".

Observó, en esta línea, que la gestión pública del servicio repercutirá en la "mejora medioambiental y económica" de Níjar, puesto que la regulación de playas "podría generar puestos de trabajo" y además "favorecer el patrimonio natural" mediante la reinversión de la recaudación, lo que resulta "rentable".

Más información