Tribunales.- Condenado a cuatro años y medio por robar y maniatar a un hombre en su vivienda con un cargador

Publicado 07/06/2015 10:54:34CET

ALMERÍA, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal número 5 de Almería ha condenado a C.C., de 30 años y natural de Marruecos, a cuatro años y seis meses de prisión acusado de un delito de robo con fuerza en casa habitada después de que accediera por la ventana a la casa de su víctima, ubicada en Huércal-Overa (Almería), y le sustrajera varias joyas y otros objetos de valor después de maniatarla con el cargador de un teléfono móvil.

Así figura en la sentencia, consultada por Europa Press, en la que condena además al atracador al pago de 1.514 euros más intereses legales a la víctima en concepto de indemnización por el robo de sus enseres, que finalmente no fueron recuperados.

El acusado, que ha estado privado de libertad desde el momento de la detención y que no actuó solo, fue plenamente identificado por la víctima, que previamente al acto de juicio ya había procedido a su identificación tanto en sede policial como ante el juez instructor debido a que pudo verle la cara pese a que el procesado actuó con una capucha puesta.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 21,00 horas del 9 de noviembre del pasado año cuando el atracador entró en la casa de la víctima, que permanecía tumbada en la cama del cuarto de matrimonio, a través de una ventana "guiado por el ánimo de obtener un enriquecimiento ilícito", para lo que violentó la reja previamente.

Una vez dentro, y al percatarse de la presencia del propietario del domicilio, esgrimió un cuchillo que cogió de la cocina y se dirigió a la víctima, ante la que manifestó "por tu bien y por el mío, estate quieto y no te muevas", tras lo que lo maniató con el cargador del teléfono.

Así, se dirigió a diferentes estancias de la casa para llevarse una cámara de fotos, joyas y otros objetos de valor tasados por encima de los 1.300 euros. Asimismo, los desperfectos ocasionados en la vivienda se situaron en torno a los 200 euros, que el perjudicado ha reclamado.

El juez Manuel José Rey valora así la declaración "sin duda alguna" y hecha "con seguridad" de la víctima a la hora de identificar al atracador, al que no conocía y pudo ver el rostro durante al menos diez minutos, mientras la declaración del acusado "no resulta creíble", toda vez que lo único que pudo alegar es que en el momento del robo se encontraba solo en su vivienda de Pulpí. Sobre la sentencia cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial.

Para leer más