Junta finaliza los tratamientos para controlar la plaga de la lagarta peluda en Los Alcornocales

Actualizado 07/07/2015 13:18:26 CET

CÁDIZ, 2 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha finalizado los tratamientos aéreos para controlar en una superficie de más de 18.200 hectáreas del parque natural Los Alcornocales (Cádiz), los daños que pueden ocasionar en sus masas forestales la plaga de la lagarta peluda (Lymantriadia dispar).

Según informa a través de un comunicado, la actuación, que se ha complementado con la colocación de 2.483 trampas con sustancias químicas (feromonas), se ha realizado en los términos municipales de Alcalá de Los Gazules, Cortes de la Frontera, Jerez de la Frontera y Jimena de la Frontera.

Esta iniciativa se ha desarrollado en el marco del Plan de Lucha Integrada contra la lagarta peluda que desarrolla la Junta desde 1996 y en el que se utilizan las técnicas y métodos más apropiados para evitar las defoliaciones masivas y, en consecuencia, la pérdida de la cosecha de bellota y la producción corchera, con la consiguiente pérdida económica. Entre las acciones que se llevan a cabo para minimizar los efectos de esta plaga sobresalen el empleo de cajas anidaderas para fomentar la población de aves insectívoras, la colocación de trampas de feromonas y los tratamientos terrestres en zonas próximas a núcleos urbanos y con medios aéreos en zonas infestadas e inaccesibles.

Esta oruga, un lepidóptero muy voraz que provoca defoliaciones importantes en las encinas y alcornoques, emerge de la puesta hacia las zonas altas del árbol, para alimentarse de las yemas y brotes recién nacidos. Esta especie, cuyo principal modo de dispersión es el viento, se presenta en un primer periodo de forma inofensiva y en otro posterior, más corto, en el que su población aumenta espectacularmente convirtiéndose en plaga.

El principal medio de seguimiento de las poblaciones de la lagarta peluda se realiza a través del conjunto de trampas de feromonas (Red de Control), las cuales permiten detectar el incremento de esta especie en la zona, llegando a poder predecir su comportamiento e intervenir antes de que se produzcan daños masivos.

La población de la Lymantria dispar se extiende sobre las provincias de Cádiz y Málaga, especialmente en los parques naturales de Los Alcornocales, Sierra de Grazalema y del Estrecho, aunque también sobre áreas no protegidas cercanas. Esta plaga ya causó grandes daños en los Alcornocales a principios de la década de los 90, llegando a contabilizarse más de 41.000 hectáreas afectadas en el año 1995, que se consiguieron controlar en la campaña siguiente, gracias al Plan de Lucha Integrada contra la lagarta peluda. Este plan se amplió posteriormente a los parques Sierras de Grazalema y del Estrecho, además de Sierra Nevada y Serra de Gádor. En total este plan se desarrolla en Andalucía e una superficie de 160.000 hectáreas.