Actualizado 08/02/2013 14:09 CET

La Policía Local niega identificaciones ni registros a miembros de una agrupación de Carnaval en el Falla

CÁDIZ, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Policía Local de Cádiz ha negado que durante la celebración de la segunda jornada de semifinales del COAC (Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas) en el Gran Teatro Falla del pasado martes se identificase o registrase a los miembros de la chirigota 'Los recortaos', de Manuel Enrique García Rosado, conocido en el mundo del Carnaval como 'Kike Remolino', asegurando que no se llevó a cabo ningún tipo de actuación que supusiese "el más mínimo impedimento a la libertad de expresión".

Según se detalla en el informe municipal sobre el servicio de vigilancia de Policía Local en las Semifinales del COAC 2013, el pasado lunes, ya iniciada la primera sesión de semifinales del COAC, personal de Seguridad del Ayuntamiento de Cádiz informaba sobre la posibilidad de que "manifestantes intentasen acceder al teatro con la intención de boicotear el desarrollo del espectáculo". Dicha información procedía, al parecer, "de una conversación mantenida entre personal del Teatro Falla y miembros del Cuerpo Nacional de Policía de paisano asignado durante todo el concurso a servicios de vigilancia".

Así, tras recibir dicha información, un oficial de la Policía Local "intenta depurar" la información recibida, confirmando que "miembros del Cuerpo Nacional de Policía comunicaron a los encargados del escenario la posibilidad, según su información, de que ocurriera lo anteriormente descrito, utilizando la expresión, reventar la actuación".

A continuación, se convoca una reunión entre el jefe de Seguridad de la empresa Global Control, el jefe Seguridad de la empresa Serramar, Seguridad del Ayuntamiento de Cádiz y regidores, y personal del Teatro en la que se solicitan a los respectivos jefes de Seguridad que "extremen las precauciones manteniendo la máxima discreción, incluso sin trasladar la información recibida a su personal".

Así, convienen en mantener una dotación de Policía Local, "de prevención y coordinación", en la zona entre la puerta trasera y el acceso a escenario, manteniendo como premisa que "ante cualquier eventualidad" se informe de inmediato al Oficial responsable del servicio, "evitando siempre cualquier tipo de intervención que supusiera una alteración del normal funcionamiento del concurso".

Tras transcurrir esta primera jornada "con total normalidad", se llega hasta el martes, supuesto día de los hechos, en el que se monta el servicio en las mismas condiciones que el día anterior, manteniendo al menos dos policías en la zona trasera, dos en la puerta principal, y personal de paisano en el interior de la sala, informando de cualquier tipo de incidencia.

Es en esta sesión en la que actuaba la chirigota "Los Recortaos", los cuales dieron acceso al teatro "con la debida acreditación a un buen número de figurantes relacionados con distintas reivindicaciones de tipo laboral, ataviados de trabajadores de distintos sectores como sanidad, bomberos, construcción, enseñanza y otros, los cuales portaban carteles y pancartas alusivos".

Dichos figurantes, "como pudo comprobarse", tomaron parte en la actuación al final del popurrí, portando cada uno las pancartas carteles y material previsto, "con el que accedieron al escenario sin ningún tipo de impedimento por parte de la Policía Local ni de ningún servicio de seguridad".

Así, asegura la Policía Local, "sin ningún tipo de duda", que no se identificó ni se realizó "ningún registro de personas, ni de efectos personales, ni se le dirigió palabra alguna a miembros de la agrupación ni a figurantes, ni ningún otro tipo de actuación que supusiese el mas mínimo impedimento a la libertad de expresión, proporcionando el mismo trato que a los miembros de todas las agrupaciones que han participado en semifinales".

Añaden que para la jornada del miércoles se estableció el mismo servicio ya que la presunta actuación de manifestantes "carecía de fecha y hora, limitándose a la fase de semifinales". Señalan, finalmente, que durante toda la actuación "no se produjo ninguna incidencia al respecto".

En definitiva, concluye el informe policial que el servicio de prevención se ha llevado a efecto "con la misma intensidad durante los tres días, actuando siempre con total discreción y normalidad".