Actualizado 25/07/2018 16:19 CET

Una decena de desempleados se especializan en atención a personas con TEA en un campamento inclusivo

La diputada Carmen Belén López, en su visita a la escuela de verano de Altea.
DIPUTACIÓN DE ALMERÍA

ALMERÍA, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

Una decena de desempleados se especializan en atención a personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) en un campamento de verano inclusivo promovido por la Diputación de Almería y la Asociación Altea. El objetivo de esta iniciativa es lograr personal cualificado y especializado en la atención a personas autistas.

En un comunicado, la Diputación de Almería ha explicado que la diputada de Promoción Económica, Carmen Belén López, ha visitado el campamento inclusivo junto a la presidenta de la Asociación Altea, Mari Carmen Almagro. En él, desarrollan sus prácticas, junto a 30 niños con TEA y neurotípicos, una decena de personas que ya han terminado la formación teórica del curso.

Esta acción conjunta entre el área de Promoción Económica de la institución provincial y Altea se va a desarrollar hasta el 7 de septiembre y tiene como beneficiarios a un grupo de desempleados, egresados de las carreras de psicología, logopedia, terapia ocupacional, ciencias de la educación y educación social, afines a la intervención con personas con diversidad funcional.

Carmen Belén López ha señalado que la visita se ha realizado para comprobar en persona los resultados de "una iniciativa que no sólo está mejorando la empleabilidad de los diez voluntarios, sino que además supone una importante mejora para la calidad de vida de los 30 usuarios de esta escuela de verano ubicada en Pechina".

López ha asegurado que "estas prácticas están permitiendo a los alumnos poder conocer, dar respuesta y buscar soluciones a las situaciones que se derivan del TEA. Esta iniciativa cubre una labor social importantísima y mejora la formación para la empleabilidad de cada uno de los diez alumnos que han superado la fase teórica".

Los objetivos de este proyecto son la mejora de la calidad de vida de las personas con autismo; el impulso a la empleabilidad de los profesionales dedicados a la atención a este colectivo; proporcionar personal cualificado y formado para trabajar satisfactoriamente con personas con TEA; obtener una mayor sensibilización y conocimiento hacia las personas con autismo, favoreciendo su inclusión social; y aumentar la oferta y opciones de actividades y servicios de los que pueden disfrutar.

Mari Carmen Almagro ha destacado que la escuela de verano está siendo de gran ayuda para las familias de la asociación, ya que "por primera vez, nuestros hijos tienen opciones de ocio adaptadas a sus necesidades y pueden disfrutar de todo lo que les ofrece este campamento", del que "no quieren irse". Esta experiencia piloto va a consolidarse en el calendario de la asociación y pretenden implantarse también en las vacaciones de Semana Santa y Navidad

La coordinadora del proyecto se ha mostrado muy contenta por el equipo que conforma el campamento inclusivo y ha destacado el "alto nivel de preparación" de todas las personas que trabajan en la escuela. Uno de los voluntarios ha subrayado el carácter positivo de la experiencia, que les permite "a través del ocio y actividades en un ambiente relajado, ayudarles a desarrollarse y a mejorar su calidad de vida".

Para leer más