21 de febrero de 2020
 

Granada.- Cultura.- AV.- Guillén reivindica el "tono elegíaco" de la poesía, que se alimenta del "tiempo"

Publicado 07/05/2015 20:55:38CET

GRANADA, 7 May. (EUROPA PRESS) -

El poeta español Rafael Guillén (Granada, 1933) ha reivindicado este jueves el "tono elegíaco" de la poesía, que se alimenta y se sustenta de "ese concepto llamado tiempo" en el que "vamos colgando nuestros actos". "Alguien dijo que todo en la vida es materia poética; la vida misma es poesía, la muerte también es poesía, como es parte de la vida, y entre ambos extremos, lo que llamamos tiempo".

Guillén, que ha recogido en la tarde de este jueves el XI Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca, ha recordado además al grupo 'Versos al aire Libre', que hizo resurgir la poesía granadina después de veinte años de silencio tras el asesinato de Federico García Lorca: "La vida literaria granadina estaba adormecida tras el asesinato de Federico, pero 20 años después los niños de la guerra rompimos el silencio abatido sobre esta ciudad".

Poeta de la Generación del 50 y Premio Nacional de Literatura, ha recordado así su "pequeña historia", su "pequeña eternidad" (en alusión al título de la última antología de sus poemas 'Esta pequeña eternidad'), y su discurso ha girado en todo momento en torno al tiempo. "Lo que da tiempo y razón de ser al tiempo es lo que ha sucedido realmente, no lo que se transmite por medio de la escritura o por la palabra".

En la pasada edición fue elegido ganador del Premio Lorca el poeta y académico mexicano Eduardo Lizalde, en la anterior el español Pablo García Baena. Antes, la galardonada fue la poeta cubana Fina García Marruz (La Habana, 1923) y en las dos edición anteriores la escritora española María Victoria Atencia (Málaga, 1931), y el también español José Manuel Caballero Bonald (Jerez de la Frontera, 1926).

En 2008, el premiado fue el hispano-mexicano Tomás Segovia. En 2007, el valenciano Francisco Brines se alzó con la Luna lorquiana, en 2006 fue escogida la peruana Blanca Varela; en 2005 el mexicano José Emilio Pacheco; y en 2004 recibió el galardón el poeta ovetense Ángel González.