Urdiales y Zumbeihl ofrecen en Sevilla una mirada al toro desde la antropología en 'Mano a mano' de la Fundación Cajasol

Sevilla.- Cajasol.- Urdiales y Zumbeihl ofrecen una mirada al toro desde la antr
FUNDACIÓN CAJASOL
Publicado 03/04/2019 10:58:35CET

SEVILLA, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

El matador de toros Diego Urdiales y el antropólogo François Zumbeihl han protagonizado en la noche del pasado martes la 54 edición de los 'Mano a mano' de la Fundación Cajasol, encuentros culturales que se celebran en Sevilla desde 2007.

Esta nueva cita aborda la relación entre el toreo y la antropología como tema central, aunque en ella se ahondó también en las trayectorias de ambos ponentes, profundizando en los fuertes lazos que unen a ambas disciplinas. El encuentro fue conducido por el director de 'Toromedia', José Enrique Moreno, según ha informado la Fundación Cajasol en un comunicado.

Urdiales, que está anunciado en uno de los carteles estrella de la Feria de Abril, es uno de los toreros de mayor ambiente de la actualidad. Su triunfo en la pasada feria de Otoño de Madrid con un gran toro de Fuente Ymbro ha vuelto a revalorizar su papel de cara a la temporada que ahora se abre.

"El toro y la antropología suena un poco rimbombante", ha apuntado Moreno. "La antropología sólo es escuchar y observar los modos de pensar, comportarse, los rituales no es ninguna ciencia abstracta", completó el antropólogo francés que, a priori, no tenía un vínculo personal con el torero antes de este encuentro más allá de la admiración.

Urdiales, en su primer turno, ha brindado su intervención a Curro Romero, uno de los seguidores más fieles del matador riojano que tampoco falló a la cita que volvió a llenar el auditorio de la Fundación Cajasol. En este marco, ha señalado que "el comportamiento de un hombre, un torero y el de un toro van unidos; depende de cómo seamos nos manifestamos y así hacemos sentir a la gente, tanto como toreros como humanamente".

"Estar en Sevilla y hablando de toros es una responsabilidad que me está aplastando", ha bromeado Zumeihl antes de descartar "dar cualquier lección". "Urdiales resuelve uno de los enigmas del toreo: ¿cómo se puede hacer arte con naturalidad?", se ha preguntado el antropólogo, a lo que el matador ha contestado que cree que es "más capaz de hacerlo que de expresarlo con palabras".

"El primer hombre que me enseñó a coger un capote y una muleta, Rafael Guerrero, nació en Sevilla", ha desvelado el torero aludiendo a su propio concepto. "Ese sentir me lo supo transmitir y después conocí a Villalpando, mi apoderado, con un conocimiento más amplio del toreo pero sin desviarme del mismo camino", añadió.

"Lo más difícil que hay en el toreo es dominar un toro, llevarlo como tú quieres y hacerlo con naturalidad", completó el matador. "¿Cómo puede un hombre inteligente acoplarse a la irracionalidad del animal?", volvió a preguntarse Zumbeihl. "Una vez escuché al maestro Curro que con los misterios no se pueden dar explicaciones", remachó Urdiales, que habló de "una magia que va más allá de lo entendible".

"Se torea con el alma pero también con el cuerpo", reflexionó el antropólogo. "Es que el toreo es tan maravilloso y único porque va contra la naturaleza; contra lo que el cuerpo te pide. En la mayoría de los oficios de riesgo uno quema la adrenalina con velocidad, tensión o agresividad. En el toreo hay que poner el cuerpo en el estado contrario. Todo ese miedo tienes que ponerlo en el modo antinatural e intentar estar relajado, que cada músculo de tu cuerpo pueda estar en forma natural".

"Hay algo que no se aprende. Es el don. Pero luego necesitas adquirir conocimientos para que ese don aflore de forma más intensa y lo haga más frecuentemente", añadió el torero. El moderador, en ese punto, aludió a la faena de Madrid. "¿Ya no se torea así?", interrogó. "No estábamos acostumbrados a ver algo eterno; a saber dar las distancias justas y estar poco a poco con el toro hasta meterlo en la canasta", sentenció Zumbeihl.

En este sentido, el matador reveló las dificultades de la temporada y las difíciles circunstancias en las que aceptó el reto otoñal de Madrid. "Me centré en lo único que tenía que hacer, que era torear", sentenció Urdiales que señaló la mejor recompensa de aquel empeño fue sentir "la gente se había emocionado e ilusionado con ese toreo que sentían como el de toda la vida".

Esos escollos, los de la carrera del riojano, fueron esgrimidos por el filósofo francés para dar con una clave añadiendo que "cuando un artista sabe que tiene una verdad está todo hecho; después viene la vida y los esfuerzos para saber esperar". "Así es el toreo", remachó el antropólogo puntualizando que el toreo es "sorpresa y evidencia".

"Tienes una confianza interior que te hace saber que un día serás capaz de sentir y expresar lo que haces entrenando", añadió el torero. "Pasas muchos momentos de soledad pero tienes a tu gente apoyándote en los malos momentos", precisó Urdiales sentenciando que "cuando muere la ilusión nace el miedo".

Al hilo, el matador apuntó "hay mucha gente dispuesta a acudir a una plaza para entretenerse y pocos dispuestos a emocionarse". Zumbeihl abundó en esa idea al señalar que "no sólo se muere el toro, también el arte". Urdiales señaló que "puede desaparecer para la vista pero no para el alma; eso es lo que te mantiene con ilusión".

Durante el ciclo, José Enrique Moreno también evocó los triunfos de Urdiales en la pasada campaña, que ha podido rentabilizar en ésta. "Lo que venga intentaré disfrutarlo y vivirlo con la mayor ilusión posible; eso hará que sea capaz de hacer feliz a la gente y a mí mismo", ha concluido.

Contador

Para leer más