La Fundación Unicaja Jaén vuelve a respaldar 'Vacaciones en paz', dirigido a la acogida de menores saharauis

Publicado 02/07/2019 14:16:31CET
Garmen Espin y Francisco Gutiérrez
Garmen Espin y Francisco GutiérrezFUNDACIÓN UNICAJA JAÉN - Archivo

JAÉN, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

Fundación Unicaja Jaén vuelve a dar su apoyo a la Asociación de Amigos del Sáhara Libre a través de su proyecto 'Vacaciones en Paz', que ofrece la acogida temporal de menores refugiados en el campo de Hammada de Tinduf, por familias jiennenses en los meses de verano.

Esta renovación del acuerdo de colaboración ha sido ratificada por la presidenta de la Fundación Unicaja Jaén, Carmen Espín, y el presidente de la Asociación de Sáhara Libre, Francisco Gutiérrez.

La iniciativa se enmarca dentro de una de las líneas estratégicas de la Fundación Unicaja que es ayudar a las personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad, poniendo especial atención a los menores, contribuyendo a construir una sociedad más justa e integradora, según informa la Fundación Unicaja.

El proyecto 'Vacaciones en Paz' cuenta con más de 18 años de recorrido y tiene por objetivo mejorar la calidad de vida de los menores que se encuentran en el campo de refugiados de Hammada de Tinduf, una de las zonas desérticas más áridas del Sáhara pudiendo alcanzar los 55ºC en los meses de verano.

Para aliviar esta situación, más de medio centenar de niños de edades comprendidas entre los 8 y los 12 años serán acogidos por familias jiennenses en sus casas durante los meses de julio y agosto. Asimismo, los menores que por prescripción facultativa precisen de un tratamiento específico, se quedarán en la provincia hasta su total recuperación. Gracias a esta atención ofrecida en la acogida de los menores, se consigue la recuperación psicológica y médica de las deficiencias en gran parte que éstos presentan.

La selección de los menores que participan en este proyecto se lleva a cabo en los campamentos por las autoridades saharauis de acuerdo a diferentes criterios, como pueden ser académicos, premiando el esfuerzo de los mejores estudiantes; por padecimiento de enfermedades; estar en situación de orfandad o ser hijos de padres que han muerto en combate, se encuentran desaparecidos o prisioneros en cárceles marroquíes.

En los campos de refugiados hay alrededor de 30.000 niños que en su mayoría padecen dolencias como desnutrición, tracoma, parásitos intestinales y anemias, entre otras, debido fundamentalmente a las condiciones de falta de asistencia sanitaria, ausencia de medicamentos, racionamiento de alimentos y deficiencia de otras necesidades básicas.

Para leer más