Publicado 06/04/2021 12:04CET

Aplazan el juicio con jurado por la muerte de un joven que medió en una pelea en Málaga para hacer la PCR a un acusado

Segundo juicio con jurado por asesinato de un joven que medió en una pelea en Málaga
Segundo juicio con jurado por asesinato de un joven que medió en una pelea en Málaga - EUROPA PRESS

MÁLAGA, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

El juicio con jurado popular a los acusados de acabar con la vida de un joven que medió en una pelea en el centro de Málaga capital en abril del año 2017 ha quedado aplazado por el momento hasta este miércoles para que uno de los procesados se realice una PCR tras haber tenido contacto con su abuela que ha dado positivo en COVID-19.

Así lo han acordado esta martes tras exponer el abogado defensor de este joven, acusado por un delito de asesinato, que su cliente, que ya ha pasado el coronavirus, estaba en las inmediaciones en un coche pendiente de lo que se decidiera tras haber dado su abuela, con la que estuvo hace dos días, positivo a pesar de estar vacunada.

La magistrada ha acordado realizar un oficio para que se le practique la prueba de forma urgente y tener los resultados en el mismo día para poder celebrar la vista oral en caso de que diese negativo; apuntando que si da positivo "es el caos". Cabe recordar que es el segundo juicio por este caso, tras anularse el anterior.

Asimismo, tanto la fiscal como la letrada que ejerce la acusación particular, en representación de la familia de la víctima, han propuesto que se consulte a la clínica forense de la Ciudad de la Justicia sobre la forma de actuar en este caso. Las defensas se han mostrado a favor y la magistrada ha indicado que se hará.

Así, las partes volverán a verse este miércoles en sala para determinar, ya con el resultado de la PCR y la consulta, si se puede mantener la agenda del juicio, prevista para esta semana y la próxima, y la constitución del jurado, ya que si en cinco días no se puede reanudar la vista tendría que ser disuelto, ha explicado la magistrada.

Este juicio se vuelve a celebrar tras anular el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) la sentencia que condenó a dos acusados de acabar con la vida del joven y también la resolución que absolvió a otros dos procesados en este caso, ordenando celebrar una nueva vista oral.

Hay un quinto acusado que la primera vez no fue juzgado al estar en busca y captura y que en esta ocasión también está en paradero desconocido, por lo que la magistrada-presidenta dio este pasado lunes orden a la Guardia Civil de que lo detuviera para poder ser juzgado con el resto.

La Audiencia de Málaga condenó a tres años y dos meses de prisión a los dos acusados por la muerte del joven, siguiendo el veredicto del jurado, que consideró a ambos jóvenes culpables de un delito de lesiones en concurso con otro de homicidio imprudente. Otros dos procesados fueron absueltos de encubrimiento sin que fueran sometidos sus casos a deliberación del tribunal popular.

Posteriormente, el TSJA anuló las dos sentencias, tanto la condenatoria como la absolutoria, al estimar los recursos presentados por la Fiscalía y la acusación particular en representación de la familia del fallecido, que siempre han considerado que se trató de un asesinato y que alegaron falta de motivación y contradicciones en la sentencia y el veredicto.

Los hechos sucedieron en abril de 2017. La víctima, Pablo Podadera, salió con unos amigos para celebrar sus 22 años y fueron a un local, donde estaban los acusados. Cuando el joven salió con un amigo, vio una fuerte discusión en la que estaban los acusados, por lo que medió, poniendo una mano en el torso de un joven, recibiendo golpes supuestamente por parte de algunos de los procesados, mientras que los otros presuntamente ayudaron a encubrir.

La Fiscalía solicita inicialmente 18 años de prisión para dos de los acusados de un delito de asesinato y dos años de cárcel para otros dos jóvenes por encubrimiento; mientras que la acusación particular eleva a 20 años de prisión la petición de pena para los dos principales procesados y solicitó también dos años de cárcel para los otros dos.

En el primer juicio, los dos acusados del delito de asesinato reconocieron que le golpearon, pero uno dijo que solo dio un puñetazo y el otro que fue una vez con la mano abierta en el cuello y una patada; asegurando ambos que no fue por detrás e insistiendo en que esa noche tomaron mucho alcohol y cocaína y en que no hubo intencionalidad.

Respecto a los otros dos jóvenes acusados por un delito de encubrimiento, las acusaciones consideran que ayudaron a los primeros procesados a esconderse; aunque para ellos se dictó una sentencia absolutoria, sin someter a deliberación del jurado este delito al considerar que no se daban los requisitos del mismo.

Contador