Publicado 24/10/2019 15:12CET

El centro Puerta Única de Málaga atiende a 1.664 personas sin hogar en lo que va de año

El coordinador de la Agrupación de Desarrollo, Alejandro Cortina, el director de Cáritas Diocesana, Francisco José Sánchez, y la concejal delegada de Derechos Sociales, Gemma del Corral, y Estefanía, de Asima
El coordinador de la Agrupación de Desarrollo, Alejandro Cortina, el director de Cáritas Diocesana, Francisco José Sánchez, y la concejal delegada de Derechos Sociales, Gemma del Corral, y Estefanía, de Asima - CÁRITAS

La campaña '¿Y tú qué dices? Di basta' busca visibilizar las personas detrás de los datos

MÁLAGA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Centro de Atención a Personas sin Hogar-Puerta Única de Málaga ha atendido entre enero y septiembre de 2019 a 1.664 personas, según han informado este jueves el Ayuntamiento de la ciudad, Cáritas Diocesana de Málaga y la Agrupación de Desarrollo para Personas Sin Hogar en la presentación de la campaña '¿Y tú qué dices? Di basta. Nadie sin Hogar'.

Se cumplen así 27 años de esta campaña, que en esta ocasión tiene el objetivo de poner "rostro y apellido" a las personas sin hogar, según han explicado en rueda de prensa la concejal delegada de Derechos Sociales, Gemma del Corral; el director de Cáritas Diocesana, Francisco José Sánchez; y el coordinador de la Agrupación de Desarrollo para Personas Sin Hogar, Alejandro Cortina.

La concejala ha explicado que el número de personas atendidas en lo que va de 2019 en el centro supone un cuatro por ciento menos que el año anterior (1.712), aunque se ha producido un aumento en el número de mujeres del 24,2 al 27,3 por ciento.

Asimismo, ha crecido el número de personas con edades comprendidas entre los 18 y 35 años, pasando del 35,6 por ciento al 39 por ciento, mientras que ha descendido la cantidad de mayores de 55 años que acuden a este centro, pasando del 16,1 al 14,4 por ciento.

Por procedencia, ha descendido el número de personas con nacionalidad española de un 47,8 a 38,8 por ciento, así como el de las procedentes de la Europa comunitaria, pasando del 16,2 al 13,3 por ciento; si bien han aumentado los que provienen de la Europa no comunitaria, que ha subido del 2,7 por ciento de 2018 al 6,2 por ciento en 2019, y Latinoamérica, del 6,7 por ciento al 12,5 por ciento.

Respecto a estos datos sobre el trabajo de la Agrupación de Desarrollo y el Ayuntamiento en Puerta Única, la concejala ha concretado que detrás de los números "hay personas, con nombre y apellido" y que dan "una idea aproximada de la situación real" de las personas sin hogar en la ciudad y ha recordado que "nadie está libre de verse en esa situación".

De igual forma, ha pedido el compromiso de todas las administraciones para que "las más de 16.000 personas solicitantes de vivienda en la ciudad de Málaga puedan tener un hogar lo antes posible".

Por su parte, el director de Cáritas Diocesana ha detallado que la campaña, que es nacional, quiere visibilizar a través de su lema "la realidad de que son personas con nombre, apellidos, con una realidad concreta y unos sueños y que no podemos mirar a otro lado".

"Nos preocupa que caigan en el olvido los pobres, nos preocupa enormemente que los más pobres, que son las personas sin hogar en nuestra sociedad, terminen formando parte del paisaje, nos preocupa que nos acostumbremos a que la sociedad diga que la pobreza es algo inevitable", ha indicado, al tiempo que ha criticado que se "está globalizando una indiferencia a los pobres".

Respecto a estas cuestiones en la ciudad de Málaga ha indicado que "nos preocupa la falta de vivienda y la voluntad para impulsar planes decididos de vivienda de alquiler".

También ha precisado que el término de "personas sin hogar" incluye actualmente cuatro realidades: estar sin techo, sin vivienda, tener una vivienda inadecuada o insegura, por lo que ha resaltado la dificultad de cuantificar el número real de afectados.

"LOS SISTEMAS DE PROTECCIÓN FALLAN"

En esta línea se ha pronunciado el coordinador de la Agrupación de Desarrollo, que ha precisado que la campaña de este año, además de visibilizar, gira en torno a la prevención, por lo que ha pedido la implicación de las administraciones y la sociedad.

Además, Cortina ha llamado la atención sobre la presencia de mujeres y jóvenes que proceden de sistemas de protección de menores en los centros para personas sin hogar, lo que ha considerado "una clara prueba de que los sistemas de protección fallan", por lo que ha pedido su fortalecimiento.

"Con el sinhogarismo se puede acabar, lo que se necesita es una actuación decidida de las administraciones públicas y de la sociedad convencida de que se puede terminar con la realidad de tener gente en la calle", ha resaltado.

Por estos motivos, ha explicado que reclaman a todas las administraciones que "de una vez aborden una estrategia integral en los distintos ámbitos de su competencia" para tratar esta cuestión.

En este sentido, ha recordado que desde que en 2015 se aprobara una estrategia nacional y "aunque a nivel andaluz hubo algún intento, nos hemos quedado sin marcos, ni autonómicos ni locales, para el abordaje de esta realidad".

Así, ha subrayado que para abordar el "sinhogarismo" es necesario actuar preventivamente, por lo que ha reclamado a la Junta de Andalucía "una reforma integral de la renta mínima de inserción", puesto que consideran "se ha demostrado que no sirve: es necesario desburocratizar la renta mínima; es necesario agilizar los trámites y es necesario fortalecerla económicamente y a los ayuntamientos que la gestionan".

Junto a esto, ha pedido a la Administración autonómica "una política más decidida en tema de vivienda, hay que apostar por la vivienda social". Al respecto, ha recordado que entre 2015 y 2018 "solo se calificaron en Málaga 17 viviendas protegidas que venían de fondos autonómicos o estatales, el 0,01 por ciento de las que se hicieron en ese periodo en Andalucía".

"El año pasado los lanzamientos por hipotecas fueron 733 y los lanzamientos por arrendamiento fueron 1.697. Evidentemente, si no tenemos una política de vivienda social fuerte no podemos combatir el sinhogarismo", ha apuntado.

Asimismo, ha pedido a todos los grupos municipales que aborden juntos con las asociaciones una estrategia para resolver esta cuestión en esta legislatura.

"Desde las entidades consideramos que hay que hacer una apuesta decidida para aumentar el número de plazas residenciales que hay y por hacer más programas de acompañamiento a las personas sin hogar", ha añadido, al tiempo que ha pedido al Ayuntamiento una aportación económica estable y un refuerzo de los programas de la Agrupación.

La Agrupación de Desarrollo está compuesta por la Asociación Ciudadana Anti-Sida de Málaga (Asima), Asociación Arrabal, Asociación Benéfica Patronato Santo Domingo, Asociación Marroquí, Accem, Cruz Roja, RR. Adoratrices, Centro de Acogida Municipal del Ayuntamiento de Málaga, Centro de Acogida San Juan de Dios, Hogar Sí, Málaga Acoge y el Centro de Atención a Personas Sin Hogar Puerta Única.

LA HISTORIA DE ESTEFANÍA

Durante la rueda de prensa Estefanía ha relatado que durante años vivió en una playa de la Cala de Mijas debido a una relación sentimental con una persona con un problema de drogadicción que la "arrastró". "Tuve que sobrevivir viviendo en la calle, me sentí ignorada, la gente pasaba por mi lado, me sentía invisible, pedía ayuda y nadie estaba ahí", ha detallado.

"Te sientes como si no fueras humana", ha indicado, aunque ha asegurado que de la experiencia ha sacado "muchas cosas buenas", como aprender a sobrevivir.

Así pasó años, a base de duchas en la playa con cuidado de que los turistas no la vieran hasta que una persona la ayudó. "Me dijo: te voy a llevar a la Comisaría de Fuengirola, alguien te podrá ayudar", ha relatado. Allí contó su historia y los agentes la trasladaron a un albergue municipal de Málaga, donde permaneció un tiempo, "evolucionando, conviviendo con gente", hasta que ingresó en la asociación de Asima.

"Ha sido mi salvación, es un sitio maravilloso, me han enseñado a ser persona, a quererme a mí misma y a no ser invisible. Estoy intentando volver a ser humana, porque hasta hace un año y pico me sentía inferior y gracias a Asima he vuelto a querer arreglarme, progresar, buscar trabajo... tener vida", ha resaltado.

Para leer más