Actualizado 28/09/2015 14:07 CET

Congelación y bajada de tributos permitirán a los malagueños ahorrar más de 10 millones

Carlos Conde, De la Torre y Ruiz Galdón ordenanzas fiscales 2016
EUROPA PRESS

Disminuye la Plusvalía, aumentan las ayudas al IBI y se congelan las tarifas de la EMT, que crea un bono anual

MÁLAGA, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los malagueños se ahorrarán más de 10 millones de euros con la bajada de tributos y el incremento de bonificaciones que recoge el proyecto de ordenanzas fiscales para 2016, que ha contado con el visto bueno este lunes de la junta de gobierno local y que, según el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, van en "la línea de la moderación que ha caracterizado al Ayuntamiento durante estos años".

La congelación generalizada de todos los impuestos y tasas y la bajada en el caso de la Plusvalía y el incremento de las bonificaciones marcan las nuevas ordenanzas fiscales. En concreto, se exime de abonar la tasa de apertura a quienes tengan una cuota inferior a 500 euros y se disminuye para el resto, se suprime la de transmisión de puestos de mercados y aumentan las ayudas al IBI para colectivos desfavorecidos, al ICIO y al IVTM para vehículos ecológicos.

También se congelan los precios de los autobuses urbanos --por tercer año consecutivo--, de los 'parkings', de la zona azul y de la grúa. Asimismo, a propuesta de Ciudadanos, se crea un bono anual en la EMT, con un coste de 290 euros, lo que supondrá un ahorro de casi el 40 por ciento si se comprase la tarjeta mensual durante los 12 meses.

Al respecto, De la Torre ha apuntado que, inicialmente, es la propia sociedad municipal la que compensará internamente esa reducción de ingresos; de todos modos, tampoco cree que sean muchos los ciudadanos que opten por esta nueva fórmula.

En rueda de prensa, junto al concejal de Economía y Hacienda, Carlos Conde, el regidor 'popular' ha subrayado que "se mantiene a Málaga entre las ciudades con menor carga fiscal". Atendiendo sólo al IBI --incluyendo tasa de recogida y tratamiento--, es la más barata de las capitales de más de 500.000 habitantes.

Según De la Torre, los nuevos beneficios fiscales se añaden a los que lleva concediendo desde hace años el Ayuntamiento de forma potestativa y que en 2016 se mantienen; por ejemplo, en el IBI de familias numerosas o en inquilinos de VPO y en bonificaciones en el IAE, el ICIO y el ITVM, por lo que, en la práctica, el ahorro fiscal para los ciudadanos superará esos 10 millones.

El regidor ha matizado que se han llevado a cabo reuniones con todos los grupos políticos de la oposición para alcanzar el máximo consenso en esta propuesta, que, en fechas próximas, se llevará a la Comisión de Economía y, finalmente, al pleno.

Asimismo, De la Torre ha dejado claro que, pese a este esfuerzo que lleva a cabo el Consistorio en materia fiscal, "hay equilibrio; esos 10 millones más en los bolsillos de los malagueños son compatibles con los objetivos de un Ayuntamiento con ambición y también con los pies en la tierra".

IBI

La actualización de valores catastrales sobre los inmuebles urbanos en 2015, unida a la nueva congelación en el tipo de gravamen del IBI --se mantiene para todos los inmuebles en el 0,4510 por ciento-- producirá una reducción en las cantidades a liquidar por este tributo hasta 2018 --fin del plazo del ajuste de los nuevos valores catastrales-- de unos 90 millones.

De la Torre ha recordado que desde la entrada en vigor de los nuevos valores catastrales establecidos por el Gobierno para 2009, las medidas puestas en marcha por el Ayuntamiento --bonificaciones y reducción del tipo impositivo-- han permitido dejar en manos de familias y empresas unos 300 millones, entre este impuesto y el de Plusvalía.

En cuanto al Reglamento de Ayudas al IBI, como novedad en la propuesta de 2016, se ha buscado ajustar el límite de rentas al indicador oficial; es decir, se sustituye el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) por el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem); en concreto, 1,5 veces éste último, pasando, por tanto de 10.896 a 11.182 euros.

Esta medida permitirá que se amplíe el número de familias beneficiarias de las ayudas al IBI que consisten en la bonificación del 50 por ciento de la cuota. Estos beneficios fiscales se otorgan a pensionistas; desempleados; menores de 30 años; discapacitados; titulares de pensión de gran invalidez; separados, divorciados, viudos y padres o madres solteras con hijos menores a su cargo, que cumplan los requisitos económicos indicados, o sin cumplirlos, a solicitantes con niños de menos de un año y víctimas de violencia de género.

Además, otra novedad para 2016 es la inclusión de un nuevo colectivo de especial atención que se beneficiará de este reglamento de ayudas: los contribuyentes que hayan abonado plusvalía mortis causa entre 2013 y 2014 --para compensar el mayor impacto de la revisión de los valores catastrales en la plusvalía en dichos años-- y residan en dicha vivienda.

Preguntado por la reclamación de la Autoridad Portuaria de que se le bonifique el IBI, para el ejercicio 2016 no podrá ser, pese a que "se ha estudiado a fondo, pero no es un tema fácil". No obstante, según el alcalde, "nuestra disposición es la mejor para buscar una salida equilibrada y que sea sostenible para el Puerto y que no desequilibre las cuentas municipales", por lo que se verá para 2017.

El regidor del PP ha anunciado, por otra parte, que se solicitará a la Junta que modifique la Orden de 25 de mayo de 2015, por la que se aprobaron los nuevos coeficientes aplicables al valor catastral para estimar el valor de determinados bienes inmuebles urbanos a efectos de la liquidación de los hechos imponibles de los impuestos sobre Transmisiones Patrimoniales y sobre Sucesiones y Donaciones.

Y es que, según el alcalde, tras el proceso realizado para bajar los valores catastrales de la ciudad este año 2015 en un 22 por ciento, "se ha comprobado que la Junta, para compensar la reducción de sus ingresos imputables a dicha medida, ha subido del 1,25 al 1,35 el coeficiente de actualización de estos valores, con el consiguiente perjuicio para los malagueños".

PLUSVALÍA

Respecto a la Plusvalía, se plantea bajar el tipo de gravamen del 30 al 29 por ciento para todas las transmisiones en la ciudad; aplicar la exención para la dación en pago, y mejorar las bonificaciones en transmisiones mortis causa, para las que se toma el máximo legal permitido, el 95 por ciento, en el caso de las residencias de menos de 75.000 euros de valor catastral. Éstas representan en torno al 71 por ciento de todos los inmuebles de la capital.

Además, para las viviendas con valor catastral comprendido entre 75.000 y 125.000 euros, la bonificación sería del 70 por ciento, y para las que superen esta última cifra, del 15 por ciento.

Otra de las medidas incluidas en la propuesta para 2016 es la tasa por la realización de actividades administrativas con motivo de la apertura de establecimientos, ya que no se exigirá su pago cuando el resultado de la aplicación de la tarifa resulte igual o inferior a 500 euros.

ICIO E IVTM

En cuanto al ICIO, para 2016 se suma una bonificación del 95 por ciento para la construcción de inmuebles para residencia de refugiados y colectivos de especial atención; del 90 por ciento para obras e instalaciones de mejora en la accesibilidad de inmuebles para personas con discapacidad; del 75 por ciento para nuevos inmuebles situados en parques empresariales, incluyendo el PTA, y del 50 por ciento para jóvenes agricultores o ganaderos para su adaptación a la normativa sectorial comunitaria.

Sobre el IVTM, se apoyan las energías alternativas, por lo que se plantea ampliar el plazo de la aplicación de la bonificación sobre vehículos eléctricos de uno a cinco años, así como la gratuidad de estacionamiento en zona azul.

Por último, se proponen medidas para bajar la fiscalidad en centros educativos, modificando el peso de la superficie de patios de recreo sobre la tarifa final, y, respecto a los precios de Parcemasa, no subirán por sexto año consecutivo.